El Cielo y el Infierno Testimonios
cielovisita.com

Theo Nez

2da Oportunidad:


La Resurreccion de
Theo Nez
www.DivineRevelations.info/spanish

 

 

 

Hola queridos hermanos y hermanas. Mi nombre es Theo Nez y vivo en Farmington Nuevo México.  Hoy quiero compartir con ustedes mi testimonio de como Dios hizo algo maravilloso y hermoso para mi y para mi familia. El trajo Su preciosa salvacion a mi hogar.

 

En 1995, yo era una persona alocada  Solía beber e ingerir drogas, no me importaba nada. Un dia tomé una fuerte sobredosis y mi corazón se detuvo. Morí por cuatro horas.

 

Lo que estoy por comentarles los hará pensar dos veces sobre la vida y la muerte. Cuando mi corazón dejó de latir, el ruido del mundo se desvanecio y una oscuridad total me envolvió. Ví tres demonios salir de mi corazón y luego salieron por la ventana a carcajadas.  

 

Mientras dejé mi cuerpo, miré hacia atrás y ví a Jesús parado justo ahí, detrás de mi. Su cabello era blanco como oro,  tenía una túnica blanca con un cinto dorado. Su calzado eran sandalias doradas, caminaba y hablaba suavemente. Habia luz en todo su alrededor y mi alma ya lo conocía.   

 

Camine hacia Élly le pregunté; “Jesús, donde estabas? Te he estado buscando”. Y me habló suavemente diciendo, “Nunca te he dejado, siempre he estado a tu lado, siempre había estado esperando que te arrepintiéras e hicieras la voluntad del Padre.  

 

Saben, yo tuve el llamado hace varios años de predicar.  Entonces le dije, “Señor, lo haré, pero después  le respondi que no podía hacerlo porque soy demasiado joven. Cuando Dios te llama e interfiere en tu vida, NO tienes otra alternativa más que decirle “SI”.

 

Luego le dije a Jesús, “pensé que viviría otros 30 años” Me dice, “Ven, tienes mucho por ver”. Me tomó de la mano y empezamos a caminar por un camino oscuro,  pero Jesús mismo era la luz. Pronto empiezo a ver demonios a nuestro alrededor, trataban de agarrarme, pero me aferré de la mano de Jesús como un niño.  

 

El era mi unica protección y El empezo a hablarme. Me dijo: “Tu sabes que el Padre esta enojado contigo? Era porque yo estaba jugando a ir a la iglesia y huyendo como Jonas. La Biblia dice que Jonas tuvo el llamado a predicar pero huyo de Dios. Yo hice esto por muchos a;os. Ahora el tiempo me alcanz'o. Se que mor'i en pecado y era demasiado tarde.   

 

Miéntras caminabamos, Jesús me habló de muchas cosas y le hice varias preguntas. Nos detuvimos en cierta área y Jesus dijo, “Mira hacia el frente”. Podía ver cierto tipo de luz en la distancia. Jesús me pregunto, “Que crees que es eso?” Le respondo, “Señor, parece ser el infierno, quiza las llamas de inferno”.

 

Seguro asi era, miéntras nos acercamos, llegamos a la orilla de un caño. El caño tenía dos millas de profundidad y cerca de tres millas a la redonda. Podía ver en su interior llamas y  todo era de un rojo naranja. Comencé a temblar, tenía miedo. Sabía que ese era mi destino.

 

Jesús me dijo que mirara hacia abajo. No podia hacerlo, comencé  a llorar y a correr trás Jesús. Me arrepentí y le lloraba al Señor que me perdonara. Predicaré Señor, dame otra oportunidad. Lloraba como un bebe.  

 

Continuamos hasta que llegamos abajo en la fosa del infierno. Ví tantas cosas que no encuentro las palabras que puedan describir lo que ví. El lugar estaba lleno de almas humanas y demonios alrededor.   

 

La biblia dice en Isaias 5:14.  Por eso ensanchó su interior el Seol  y sin medida extendió su boca;  y allá descenderá la gloria de ellos y su multitud  y su fausto y el que en él se regocijaba.

 

Había  almas siendo atormentadas por las llamas. Gritos y llanto por doquier.   No había esperanza para las almas perdidas. Porque? Por que rechazaron a Jesús. Algunos esperaron mucho tiempo. Muchos jugaron a ir a la iglesia y escaparon de Dios. Huir de Dios te llevara al infierno. Una vez adentro, nunca podras salir.

 

Por favor,  quiero que levantes tus manos y le digas al Senor: “No permitas que esto me suceda"

 

Miéntras continuabamos caminando, ví cientos y miles de fosas. Yo lloraba y lloraba.  Llegamos a otra fosa que estaba vacía,  de allí salían llamas y Jesús me dijo: “Esta es la fosa que el diablo ha cavado para ti",  comencé a gritar con gran  llanto. Con fuertes  gritos le dije al Señor, “Yo no deseo ir allí”. Lloré y me arrepentí, rogándole a Jesús que me diera otra oportunidad. Llore talcomo lo hizo Jonas en el estomago del infierno

 

En el capitulo 16 de Lucas, leemos acerca de Lázaro y el  hombre rico. El hombre rico poseia todo lo que deseaba.   

 

       Lucas 16:20  Había también un mendigo llamado Lázaro,  que estaba echado a la puerta de aquél,  lleno de llagas, 21  y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico;  y aun los perros venían y le lamían las llagas. 22  Aconteció que murió el mendigo  y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham  y murió también el rico  y fue sepultado. 23  Y en el Hades alzó sus ojos,  estando en tormentos vió de lejos a Abraham  y a Lázaro en su seno 24  Entonces él,  dando voces,  dijo:  Padre Abraham,  ten misericordia de mí,  y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua  y refresque mi lengua;  porque estoy atormentado en esta llama. 25  Pero Abraham le dijo:  Hijo,  acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida  y Lázaro también males;  pero ahora éste es consolado aquí  y tú atormentado. 26  Además de todo esto,  una gran cima está puesta entre nosotros y vosotros,  de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros,  no pueden,  ni de allá pasar acá. 27  Entonces le dijo:  Te ruego,  pues,  Padre,  que le envíes a la casa de mi padre, 28  porque tengo cinco hermanos,  para que les testifique,  a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Luk 16:29  Y Abraham le dijo:  A Moisés y a los profetas,   óiganlos. 30  El entonces dijo:  No,  padre Abraham;  pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos,  se arrepentirán. 31  Más Abraham le dijo:  Si no oyen a Moisés y a los profetas,  tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

 

Oh, por favor escuchen, esto es real, acerquense lo mas que puedan a Dios.

Cuando habíamos salido, nos encontrábamos parados en un área desolada. Entonces Jesús me dijo: “Escucha bien” y yo  empiezo a escuchar a una mujer orando, podía escucharla claramente diciendo; “ Señor, traelo de vuelta! Dale otra oportunidad. Señor el tiene dos hijos  por sacar adelante. El es todo lo que tengo. No me lo quites!”.

 

Tu sabes que la oracion de fe es capaz de mover cualquier cosa? La Biblia dice, cualquier cosa que desees cuando oras, cree que lo has recibido y lo obtendras.  

 

La mujer continuo orando. Jesús me pregunto, “Que crees que es eso? Y le  respondí: “Señor, esa es mi esposa", le  dije: “Señor, escuchaste eso, tengo dos hijos por sacar adelante". Empecé a tocar el hombro de Jesús, “no puedo morir ahora, mi familia me necesita”. Dije cuanta excusa se me ocurrió, pero no tenía respuesta. Empecé nuevamente a llorar.

 

Mi esposa continuaba orando. Hubo un momento de silencio, el cual me pareció eterno y finalmente  el Padre me respondio esto: “Hijo,  voy a darte otra oportunidad por la oración  y fe de tu esposa, cuando te envie de regreso, voy a usarte”. El habló y su voz era como muchas aguas.

 

En ese momento  le respondí, “Señor, predicaré, haré de todo, testificaré a las personas de este lugar, Señor, te ayudaré a salvar almas"

 

Luego entramos a un lugar donde había una gran pantalla como de televisión donde me fué mostrado mi pasado, presente y futuro. Pude ver mi vida entera, desde que era niño hasta ser un adulto. Jesús me dió una revelacion, una vision. Me reveló muchas cosas que están por venir. Me reveló que realmente estamos en los últimos tiempos y me dijo: “Regresa y dile a las personas”. “Diles que vayan por el camino correcto y que se arrepientan". “Diles que tienen que dejar de jugar conmigo y que deben seguir mis mandamientos”.   

 

El me mostró la forma en que las personas se escudan detrás de la Biblia, cubriendo sus actos y viviendo en pecado. Dios puede escuchar y ver todas las cosas. El me dijo:  "Esas personas me honran con sus labios, pero su corazón esta lejos de mí”. “Oh, cuanto les agrada predicar los mandamientos del hombre, pero ponen a un lado mis mandamientos”.

 

También me dijo: “No temas, yo soy el Alpha y el  Omega, el primero y el último, lo que estas escuchando es lo correcto”. Dijo: “El que tiene oidos que oiga lo que el Espíritu dice a la iglesia". Me dió tres versículos de advertencias.

El primer verso esta en Deuteronomio 6:15.

Porque el Dios celoso,  Jehová tu Dios,  en medio de ti está;  para que no se inflame el furor de Jehová tu Dios contra ti  y te destruya de sobre la tierra.

 

El segundo verso esta en el libro de Lucas 16:13.

Ningún siervo puede servir a dos señores;  porque o aborrecerá al uno y amará al otro,  o estimará al uno y menospreciará al otro.  No podéis servir a Dios y a las riquezas.

 

El tercer verso esta en Apocalipsis 3:3, Acuérdate,  pues,  de lo que has recibido y oído  guárdalo  y arrepiéntete.  Pués si no velas,  vendré sobre ti como ladrón,  y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

 

 

Hermanos y hermanas, no sabemos cuando dejaremos este mundo, no sabemos lo que él mañana trae, por lo tanto yo  oro porque se vuelvan a Dios miéntras puedan.

 

Despues de esto, Jesús me llevó al Reino y entramos por unas puertas de oro que daban hacia calles de oro. Ví gran multitud de personas de todas las Naciones parados ante su Trono,  vestidos con túnicas blancas. Yo conocía a algunas de esas personas, eran predicadores y profetas de la Biblia. Todo bellisimo, todos gozosos; podías ver el amor en sus rostros. Empecé a sentir gran gozo y paz..

 

Miéntras caminaba alrededor, no deseaba salir de allí,  Jesús me reveló un enorme reloj. Las agujas estaban por dar las 12, el tiempo estaba corriendo y ya era  hora  de irnos. Le dije al Señor, “Señor, no me quiero ir, quiero quedarme". Pero teníamos que irnos.

 

Mientras regresábamos, ví la Tierra como una pequena pelota de golf. Me llevó de nuevo a mi habitacion donde mi cuerpo yacía. El tocó  donde estaba mi corazón y  la carne alrededor de mi corazón se abrió. Jesús sacó aquel viejo corazón y lo lanzó al lago de fuego, luego me dió uno nuevo y la carne se cerró nuevamente. Quedé alli parado viendo y pensando, wow, hasta la piel y los huesos escuchan a Jesús.   

 

Al poco tiempo busque la Biblia y encontré en Ezequiel capitulo 36 versículos 26-27 y  lloré como un bebé porque todo aquello era bíblico, la Biblia dice:

    26  Os daré corazón nuevo  y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros;  y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra  y os daré un corazón de carne. 27  Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu,  y haré que andéis en mis estatutos,  y guardéis mis preceptos,  y los pongáis por obra.

 

Luego que Jesús colocó mi alma en mi cuerpo, aún mi corazón no latía. Podía ver a mi esposa tomada de mis manos y orando.

 

De pronto mi habitación estaba inundada de miles de ángeles, cantaban y alababan con hermosos cánticos que jamás yo había escuchado. La melodia por sí sola era bella. Un ángel salió al frente y dijo: “La Sangre de Jesús viene”. Y todos los ángeles empezaron a alabar y a adorar.

 

Luego la Sangre de Jesús fué derramada ante nosotros,  desde la coronilla hasta la punta de mis pies, lavó todos mis pecados. El alcohol y las drogas salieron de mi cuerpo. Se sentía como agua tibia. Miéntras me miraba, toda la oscuridad de mi cuerpo se fué. Estaba blanco y limpio.

 

Momentos después el mismo ángel salió al frente de los demás y  dijo:  “El Espíritu Santo está llegando” Los ángeles nuevamente empezaron a cantar y a adorar. El Espíritu Santo nos inundó y fuimos llenos de El.  Mi alma brincaba de arriba abajo hasta que por fín recibí al Espíritu Santo. El Espíritu del Señor era como electricidad; El era como fuego quemando mis huesos.

 

Los ángeles aún continuában cantando y adorando cuando Jesús dijo: “Hijo, ve y dile a la gente lo que te he revelado". Tocó mi nuevo corazón con su dedo y comenzó a latir.  Lentamente mis ojos empezaron a abrirse. Noté que mi cuerpo estaba frio, apenas podía  hablar. Pregunté a mi esposa que habia ocurrido. Me miro y dijo, “te encuentras bien? Y luego se soltó en llanto.

 

Aun sentía mucho dolor alrededor del área de mi pecho, parecía que había sido operado de una cirugía. Estaba tan debil y con mucha sed,   lo primero que pedí fué agua. De pronto empecé a recuperar la memoria y recordé lo que había ocurrido. Allí caí de rodillas y oré durante tres horas hasta el amanecer.

 

Desde aquel entonces, mi vida ha sido diferente. Era rebelde pero Dios me puso de rodillas, llorando como un bebe pidiendo misericordia. Antes solía pensar: “iré al infierno pero no me importa”. Jamás pensé lo horrendo y doloroso que es estar alli, hasta que el Señor me lo reveló. Ahora, agradezco a Dios diariamente por la vida que ha restaurado en mí, mi familia y el ministerio que me obsequio.

 

Hermanos y hermanas, oro para que ustedes  no jueguen a  ir a la iglesia  sirviendo a dos señores, porque no se puede jugar con Dios. Cosa grande es caer en manos de un Dios vivo. Asi que no se engañen, Dios no es una burla. La Biblia dice: "Lo que el hombre segare, eso cosechara, el que siembra maldad eso mismo cosechara".   

 

Si, Dios es un Dios de amor; El está lleno de compasion y misericordia. El es el Dios de segundas oportunidades, pero también es un Dios de justicia. La Biblia dice: “tambien es fuego consumidor”.  Por eso es necesario que se preparen, porque no saben cuando morirán. La Biblia dice en Hebreos 9:27, “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez  y después de esto el juicio,

 

El día llegará cuando todos estemos ante Dios y nuestros libros serán abiertos. Ustedes estarán allí. Todo aquel que escuche o lea este testimonio estará allí. Este es un acontecimiento que nadie pasará por alto. Pueda que este sea tu último llamado, no te reveles contra Dios. Piénsalo, ya que será el Reino Celestial o el infierno.  Pueda que no tengas otra oportunidad como la tuve yo, la mia fué unicamente por la gracia de Dios.

 

Estoy aqui para compartir mi testimonio, quiero que alces tus manos y le hables al Señor, agradecele, dale gracias a El por advertirte, dale gracias a El por esta preciosa vida. Si quieres ser salvo, necesitas oración, déjame orar por ti ahora mismo.

 

Señor Jesús, perdóname. Te recibo como mi Salvador personal. Entra en mi corazón y en mi vida. Dame vida eterna, para que pueda morar contigo eternamente. Dame una vida de paz y gozo. Gracias Señor. En el nombre de Jesús, Amén

 

Si desea escribirme, mi direccion es:

 

Last living days Ministries

P.O.  Box 3701

Farmington, NM 87499

USA

 

Lo que has leido en este testimonio es una historia verdadera. Soy un Indio Navajo. Resido en los Cuatro Rincones. Dedico esta grabacion y lectura a todos los nativos americanos en America del Norte. Doy toda autorizacion para que este testimonio sea copiado y repartido a quienes lo deseen enviar.

 

Translated to Spanish by Lilian Marroquin, lili.marroquin@yahoo.com

 

 




Website Builder