El Cielo y el Infierno Testimonios
cielovisita.com

Park Young Moon


Como Jesús Cambio a un Hombre que Trato de Matar a su Familia Entera
por 
Enseñarle el Cielo y el Infierno

Park Young Moon







Abril 3, 1986 fue un gran día que cambio mi vida. En 1985 yo maneje una motocicleta bajo la influencia y tuve un accidente. Después yo fui a la prisión. Mi esposa me pidió el divorcio después de que me dejaron libre de la prisión. Yo hice un plan para matar 8 personas; mi esposa, su familia y hasta parientes de niñez que la aconsejaron que se divorciara. La última cosa que yo hice antes de ejecutar este plan fue reunirme con mi mama en Gwangju (ciudad en Corea). Después yo reserve un pasaje de tren que se iba de Seoul (ciudad en Corea) a las 10:40 pm. Fue la noche de Abril 3, 1986.

 

Mientras estaba en la casa de mi mamá yo escuché una voz que nunca había escuchado antes 40 minutos antes de subirme al tren. Era tan alta y tronante de un sonido que casi me parte el oído. Mira! Mira! Dijo. Sintiéndome raro salí por la puerta y mire hacia mi alrededor y no había nadie. Según adivinándome regresé a mi cuarto y yo iba encender un cigarro. De repente el cuarto se alumbró. Estaba sorprendido y mire la puerta del dormitorio en la confusión de ese momento. En ese instante yo grité de lo asustado que estaba. Mientras una luz clara de arco iris fluía había algo caminando hacia abajo en la luz. Viéndolo vi que era una persona vestida con ropa blanca. Debido a la luz no pude ver su cara claramente pero era cómo un ser humanó. Después de un tiempo un carro rectangular de caballos estaba siguiendo detrás de él. Había 3 asientos en el carro. El del medio estaba vacío y dos personas vestidas de blanco estaban en los lados. Si alguien que creyera en Jesús hubiera visto esta escena él hubiera sido tocado grandemente pero yo solo estaba atontado porque yo era un hombre ateo. Un punto raro que debo agregar es que yo sentí el odio ardiente desaparecer. Yo levanté a mi mama que estaba durmiendo al lado mío pero ella no se miraba como que hubiera visto la escena. Ella me ignoro diciéndome "No seas ridículo" y después se fue a dormir otra vez. Cuando mire hacia el carro de caballos otra vez yo estaba asustado. Una persona que se miraba como yo estaba sentado en el asiento del medio la cual estaba vacío anteriormente. Yo lo toque asegurando que él era real. Era cómo sí estuviera viendo en un espejo.

 

Tan pronto cuando me senté en el asiento el carro despego. Después de eso yo claramente fui testigo del cielo y el infierno. Después de pasar una deslumbrante y brillante carretera de oro, yo pase por un lugar donde personas como yo estaban caminando por carreteras de jardines con flores oliendo las flores. Pude ver que eran personas que vinieron de todas partes del mundo. Yo claramente vi la cara de mi tío por lado de mi mama. Él fue un cristiano que murió de una enfermedad. Sin embargo no pude encontrar marcas de su enfermedad. Su apariencia se miraba como un joven de 30 algo con una cara y cuerpo joven. Similar a cuando lo vi cuando yo estaba en el tercer o cuarto grado en la escuela primaria. Paz y alegría en ausencia de cualquier ansiedad o preocupaciones del mundo era aparente en su rostro.

 

Escuchando un sonido continuo de música que tronaba, el carro de caballos de oro estaba pasando por casas brillantes de oro después de manejar por varios días. Cuando nosotros llegamos allí los ángeles que no me contestaban lo que les preguntaba eventualmente dijeron aquí es el cielo con una voz bien clara. Había un número incontable de casas que estaban estiradas a lo largo del horizonte. Un punto común que sentí de esas casas brillantes de oro que nunca había visto en la tierra es que casi todas estaban bien organizadas y se miraban listas y esperando para que un dueño se mudara en ellas. Diferente a donde estaba mi tío no pude ver a nadie más allí. Yo les pregunté a los ángeles pero ellos no me contestaron.

 

El carro de caballos de repente empezó a entrar a un lugar oscuro como sí hubiese sido de noche. La única fuente de iluminación era una luz brillante el tamaño de una luna llena. Era de una forma de gente vestida de blanco como esos que manejaban el carro. La música que escuchaba anteriormente ya había parado. Temor entro a mi mente antes de yo ser consciente. Yo tenía miedo pensando, ahora que ellos me han enseñado las cosas más hermosas que nunca mirare en la tierra será que ellos me van a matar. Una luz en forma de un ser humanó estaba iluminando una persona antes de yo ser consciente. Llegue a presenciar a mi Padre quien murió 6 años atrás. Él era el ganador de pan quien tomo asuntos de familia. El llevó a cabo con éxito la posición de director de erudito de confusión. Mientras él estaba vivo el repartió una orden impetuosa que la gente parara de hablarle cuando el escuchaba la "J" de Jesús. Cuando este hombre estaba en su cama de muerte él se hizo miserable y su cuerpo se hincho tanto que se podía reventar. Ahora, antes de mi pude ver a mi padre sufriendo de dolores como si estuviera enfrentando la muerte otra vez. Serpientes azules venenosas con cabezas triangulares suficientes para esconder sus tobillos estaban ensangrentando el cuerpo de mi padre. Arrastrándose, envolviéndose alrededor de él y mordiéndole por todas partes. Yo estaba llorando en abatimiento y gritándole pero parecía que no me escuchaba.

 

 El segundo lugar donde fui, un gran número de personas estaban reunidos en multitud tratando de escapar un fuego encima de una plancha extremadamente grande de hierro parecido a una parrilla. Simplemente era pandemonio. Conocí a otra persona conocida, él era el hermano mayor de mi padre que vivía como un avaro y decía que el dinero era todo. Él tampoco podía escuchar mi voz. En el lugar descubierto por la tercera luz vi un amigo que murió en un accidente de tráfico. Tres espantosas serpientes de color amarillo y marrón estaban apretándolo tan fuerte enrollando bobinas alrededor de él y su cara se estaba poniendo pálida. Este amigo también le gustaba tomar igual a mí pero el eventualmente ya estaba muerto debido al alcohol. El lugar descubierto por la cuarta luz yo puede ver personas que estaban sumergidos hasta sus caderas en el profundo pantano. Pequeñas bestias negras desconocidas los estaba ensangrentando mordiéndoles y caminando por todos ellos. Pude reconocer dos personas un pariente y un amigo de niñez entre las personas que estaban inevitablemente sufriendo tratando de escaparse de las bestias moviendo sus cuerpos hacia la izquierda y derecha. Yo no sabía en el tiempo pero descubrí que el pariente iba a la iglesia simple porque escuchó que yendo a la iglesia se sanaban las enfermedades. Ellos no tenían una fe verdadera. El perdía su tiempo atendiendo la iglesia a medias teniendo un pie en la iglesia y el otro pie en el mundo. A mi padre lo vi en el infierno y a mi tío lo vi en el cielo. Como yo he contado el infierno que yo vi fue inimaginable y astroso lugar. Yo claramente vi a mi padre, tío, amigo y pariente en un lugar oscuro y trinquete. No había nada que yo podía hacer solo lloraba con lágrimas. Yo era alguien que pensaba que todo terminaba después de la muerte y enfrente la verdad.

 

Después de ser testigo del infierno el carro paró enfrente de la plataforma del juicio de Apocalipsis capítulo 20 versículo 13. Aquí yo vi algo llamado reminiscencia donde todos los pecados que cometí con mis ojos, manos, pies y hasta la mente desde que nací fueron grabados. Yo no podía contar el número de pecados que cometí en mi vida porque estaban categorizados en 132 categorías y cada categoría tenía subcategorías. Entre ellos pude ver que el número más grande de pecados fue ramificado fuera de las acciones que yo hice debido a la bebida. Lo otro que me di cuenta es que hay dos cosas que no son pecados en el mundo real pero si son pecados en el cielo. Uno es no creer en Jesús y el otro es maldecir o ser despreciativo de otros que si creen en Jesús. Todos mis pecados del pasado fueron grabados hasta con fecha y hora. Tal como no atender la iglesia, rompiendo y tirando Biblias y libros de himnos en el fuego, maldiciendo, siendo irrespetuoso, molestando amigos evangélicos dándoles bofetadas y patadas. Yo pregunté una pregunta que me preguntaba todo el tiempo que estaba aquí "Porque me enseñas estos lugares a mí, alguien que odiaba a Jesús excepcionalmente y cometía toda clase de pecados envés de alguien como mi hermano que paso por fuego y agua para creer en Jesús?” Un ángel al lado mío me contestó. "No es necesario que personas como tu hermano vengan aquí.” "Alguien como tú no va poder ser testigo para otros sobré el cielo y el infierno hasta que lo vean con sus propios ojos." Eso fue todo. Era una respuesta correspondiendo un verso en la biblia que dice que alguien como mi hermano que puede creer sin ver va ser más bendecido.

 

Poco después el carro se empezó a mover otra vez y de repente escuché una voz fuerte y sonora como en la actualidad. "Vas a creer?" Esta voz era la misma voz que escuche antes de irme de Seoul (ciudad en Corea) para matar esas 8 personas. Aunque nunca había aceptado a Dios como mi Padre Celestial antes de ese tiempo yo estaba dispuesto a aceptar a Dios. Naturalmente respondiendo dije "Señor yo creo en ti." Dios continuo y dijo, "Cuando regreses al mundo testifica sobre el cielo y el infierno a otros. No agregues ni le quites a nada de lo que viste." Al salir lo último que él dijo fue, "Yo voy a seguir vigilándote."

 

Sentí como que estaba en un largo viaje de muchos días pero sólo eran las 11:10 pm cuando me levanté sintiéndome con miedo. Todo esto ocurrió en 70 minutos. No había ningún concepto de tiempo terrenal. Regresando a mis sentidos mi mama me estaba mirando con una cara intensa. Ella dijo que yo estaba murmurando palabras desconocidas y no me levantaba aunque ella trato de levantarme. Después de eso yo le dije exactamente lo que yo vi. Mi madre que siempre gritaba cuando escuchaba la "J" de Jesús salió con lágrimas después de escuchar la historia de cómo su esposo sufre. Así fue como mi madre y yo nos hicimos discípulos de Jesús y tomamos educación sobre el bautismo. Después nos involucramos en la iglesia el mismo día. Ella se hizo una persona apasionada que con entusiasmo atiende la iglesia igual que yo.

 

 En este momento mi vida cambió 180°. Yo me convertí en una persona que mis labios naturalmente hablan palabras que solo le dan la Gloria a mi Señor Jesús en vez de a mí mismo. Yo pude hacerme y continúo siendo un misionero haciendo el trabajo del Señor. La última orden que Dios me dio y siempre está presente en mi mente "Voy a seguir velando por ti" es lo que me trajo aquí.

 

 






Website Builder