El Cielo y el Infierno Testimonios
cielovisita.com

Infierno Colombianos


Hell

UNA REVELACION DEL CIELO Y DEL INFIERNO A SIETE JOVENES
Due to the recording, we could only record 6 testimonies,  Illustrations/Pictures were 
added later, and were not part of the testimony,  Translation help by Claudia 
Alejandra Elguezabal



Revelación del Infierno
Para el testimonio del Cielo:Chascar aquí

[Official Release Minluznaciones.org PDF Version]
[MP3](97mb)   [DOC]    [PDF]


  -Heaven-
English  Spanish  Chinese
German  Dutch  Portuguese  Romanian
Korean  Swahili  French   Japanese
Swedish  Indonesian  Finnish
Afrikaans  Tagalog  Arabic  Italian
Hausa  Hungarian  Thai  Malaysian

[www.minluznaciones.org]

--Hell--
English  Spanish  
German  Dutch
Korean Chinese/Trad  Russian
Swedish  Swahili  Japanese  Bahasa Malaysian  Indonesian  Tagalog
Thai  Hungarian  Italian
Arabic French   Finnish  Romanian
Portuguese  Tagalog   Hausa


--- (Primer testimonio) ---

Lucas capitulo 16 versiculos 19 dice la palabra de Dios: "habia un hombre rico que se vestia de púrpura y lino fino, y hacía cada dia banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquel lleno de llagas que ansiaba llenarse con las migajas que caian de la mesa del rico y los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo y fué llevado por los angeles al seno de Abraham,   murio también el rico y fué sepultado.  En el infierno alzó sus ojos estando en tormentos y vió de lejos a Abraham y a Lázaro en su seno. Entonces dijo: Padre Abraham ten misericorida de mi y envia a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo acuerdate que recibiste tus bienes en vida y Lázaro  recibió males. Ahora él  es consolado aqui y tu atormentado,  además de todo esto una gran cima esta puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisiesen pasar de aqui a vosotros no pueden, ni de alla pasar acá.".

La Biblia la palabra de Dios es muy clara acerca del cielo y el infierno, en esta porción que acabamos de leer el Señor nos habla acerca de dos lugares, el cielo y el infierno, la condenación o la salvación. No existe un lugar intermedio, no existe un purgatorio, no existe un limbo donde el hombre vaya despues de partir de la tierra y luego vaya hacia el cielo, la Biblia es muy clara acerca de ello.

11 de Abril de 1995, Dios nos dá una revelación que cambiaría la trayectoria de nuestras vidas, apenas comenzabamos a conocer de Dios y de su palabra, somos 7 jóvenes a los cuales Dios les ha dado el privilegio y la responsabilidad tan grande de compartir esta revelación.

Todo comenzó como a eso de las 10 de la mañana aproximadamente, nostros estabamos en oración y teniamos preparando un día para salir de campo, de repente como a eso de las 10 de la mañana por la ventana del cuarto en donde estabamos entró una luz blanca y poderosa.  Cuando aquella luz entró por la ventana inmediatamente nosotros comenzamos a hablar en lenguas y fuimos bautizados en el Espiritu Santo.
En ese momento quedamos fascinados y maravillados con lo que estabamos viendo. Una luz gloriosa que alumbraba todo el cuarto en donde estabamos, una luz que sobrepasaba el resplandor del sol. En medio de aquella luz vimos la figura de angeles vestidos de blanco, eran hermosos, altos, de buen parecer y en medio de ellos vimos algo maravilloso: La figura de un hombre! La figura de un ser especial, un hombre que vestía un manto blanco, resplandeciente,  sus cabellos eran como hilos de oro, no podiamos ver su rostro, era demasiado brillante, pero veiamos un cinto que atravesaba su pecho. Aquel cinto decia en palabras en oro y brillantes : Rey de Reyes y Señor de Señores.
  Sus pies estaban vestidos con sandalias de oro puro, y su belleza era sin igual, cuando vimos la presencia de aquel hombre caimos de rodillas ante él  y empezamos a escuchar su voz. Su voz era algo especial y maravillosa y taladraba nuestro corazón como espada de dos filos como dice la palabra de Dios, cuando nos dijo en unas palabras sencillas pero poderosas, pudimos escucharle audiblemente, y nos decía lo siguiente: 
"Hijitos míos no temáis, Yo Soy Jesus de Nazaret y os he visitado para mostraros un misterio, para que lo llevéis a los pueblos, para que lo llevéis a las Naciones, para que lo llevéis a las Ciudades, para que lo llevéis a las Iglesias, y a todo lugar a donde yo os dijere que fuereis iréis, y a donde no, no iréis".

La Biblia la palabra de Dios dice en Joel capitulo 2 versiculo 28, dice la palabra de Dios: "En los postreros tiempos derramaré mi Espíritu sobre toda carne, los ancianos soñarán sueños, los jóvenes verán visiones y los niños profetizarán"Este es el tiempo que Dios esta preparando para todos.

En ese mismo instante sucedio algo extraño, una roca apareció ahí en medio del cuarto, el Señor que estaba con nosotros nos hizo subir a aquella roca que estaba como a 20 centimetros del suelo y en el suelo se abrió un hueco gigante, un hueco negro horrible. En ese mismo instante comenzamos a caer encima de aquella roca por un tunel profundo y oscuro que conducía al centro de la tierra y mientras caíamos en una oscuridad tenebrosa sentíamos temor,  miedo y le decíamos al Señor: Señor no queremos ir a ese lugar,  no nos lleves, sácanos de aquí. Y el Señor con una voz hermosa nos decia: "Es necesario para que vean y cuenten".

Y en aquel tunel oscuro, como en forma de cuerno, empezamos a ver sombras y demonios,  figuras que se movian de un lado a otro. Cada vez nos sumergíamos más y sentíamos el vacío y el temor, en cuestión de segundos llegamos a unas cavernas, a unas puertas horribles, como laberintos y no queríamos entrar allí y empezamos a percibir un olor terrible y un calor que nos sofocaba y así fue como entramos a aquél lugar. Comenzamos a ver aquello tan terrible, aquellas imágenes tan desastrozas, veíamos aquél lugar lleno de llamas y en medio de las llamas las figuras de miles de personas en tormento, fué algo sorprendente.
  No queríamos ver aquello que se nos estaba mostrando, aquél lugar estaba dividido en secciones de sufrimiento Una de las primeras secciones que el Señor nos permitió ver fue el valle de las pailas (calderos) y habia millones de pailas incrustadas al nivel del suelo, cada una de ellas ardía con lava por dentro y en cada una de ellas había un alma que había muerto y había ido al infierno. Aquellas almas cuando nos vieron y vieron al Señor comenzaron a clamar y le decian: Señor ten misericordia, Señor sácame de aquí!. Señor dame una oportunidad de salir de este lugar, Señor, sácame y contaré al mundo que este lugar es real. Y el Señor ni siquiera les miraba. Había miles de hombres,  mujeres y jovenes en aquél lugar,  vimos a los homosexuales,  a los borrachos y vimos cantidad de personas clamando en aquél tormento tan terrible.
  Algo que nos asombro grandemente, era ver como sus cuerpos estaban destrozados y por las cuencas de sus ojos, por los orificios de sus ojos salian gusanos que  se le metian luego por la boca y salían por sus oídos,  penetraban todo su cuerpo.

Para que se cumpla la palabra de Dios en el libro de 
Isaías capitulo 66 versículo 24 que dice asi: "Y saldrán y verán los cadáveres de los hombres que se revelaron contra mí, por que su gusano nunca morirá y su fuego no se apagará y serán abominables a todo hombre". Y en Marcos capitulo 9 versículo 44 dice asi el Señor Jesus:"Donde el gusano de ellos no muere y el fuego nunca se apaga" .

John LennonEn ese momento estabamos horrorizados por lo que estabamos viendo, habia llamas de aproximadamente 3 a 4 metros de altura y en cada una de esas llamas habia una persona que había muerto y había ido al infierno. En aquél instante Dios nos permite ver a un hombre que estaba en una paila de esas volteado boca abajo, su rostro se caía en pedazos,   se quedo mirando fijamente al Señor y comenzo a clamar,  a  llamar a Jesús y le decía: "Señor ten misericordia!, Señor dame una oportunidad!, Señor sácame de este lugar!". El Señor ni siquiera quiso mirarle, sino que volteo la espalda, cuando el Señor volteó la espalda, aquel hombre comenzó a maldecir y a lanzar palabras de maldición contra el Señor. Este hombre era  John Lennon, integrante del grupo "Los Beatles", un grupo satánico, un hombre que se empezó a burlar del Señor, un hombre que dijo que el cristianismo desaparecería, un hombre que dijo que Jesucristo sería olvidado, pero hoy en día este hombre está en el infierno y Jesucristo está vivo! y el cristianismo no ha desaparecido!.

Entonces comenzamos a caminar por el borde de aquel lugar y aquellas almas nos extendían las manos, clamaban misericordia y le pedían a Jesús que les sacáse de allí,  pero el Señor ni siquiera les miraba. Fue cuando  comenzamos a llegar a las diferentes secciones,   a lugares más terribles del infierno, más tormentosos: El  núcleo del infierno! En este lugar se concentraban los mayores sufrimientos que el hombre jamás haya podido expresar,  ahi estaban nada más y nada menos que  los que habían conocido la palabra de Dios, allí había pastores, evangelistas,  misioneros, allí habían toda clase de personas que habían sido convertidos, y que conocían la Biblia pero que habían vivido una vida doble. Allí  estaban también los que se habían apartado de Dios, ellos sufrían mil veces más que cualquier otra persona, y le imploraban al Señor y le clamaban, pero la palabra de Dios dice en Hebreos capitulo 10 versículo 26: "Porque si pecáremos voluntariamente, después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda mas sacrificio por los pecados sino una horrenda expectación de juicio y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios".

Aquellas almas estaban ahi porque en la iglesia predicaban,  ayunaban, en la iglesia cantaban y levantaban sus manos, pero en la calle y en sus casas, adulteraban, fornicaban, mentían, robaban y a Dios no le podemos engañar. La Biblia dice que al que mucho se le da entonces mucho se le demandará. Allí Dios nos permitió ver a dos mujeres, que habían sido hermanas y cristianas aqui en la tierra también, pero aquellas mujeres no habían vivido una vida recta delante de Dios y la una le decía a la otra: "Maldita!, por tu culpa estoy en este lugar, tu no me predicaste un evangelio santo,  no me hablaste de la verdad y por tu culpa estoy aquí en el infierno!". Y la una a la otra se injuriaban con odio en medio del fuego,  porque en el infierno no hay amor, no hay misericordia ni hay perdón. Aquí estaban las almas de miles de personas que habían conocido la Palabra de Dios, pero sus vidas no habían sido íntegras delante de Su bendita presencia. Con Dios no podemos jugar, ni con el fuego del infierno - nos decía el Señor- .

El Señor nos dijo en ese momento: "Hijos, todo el sufrimiento de la tierra, unido en uno solo, no alcanza a compararse con el que menos sufre aquí en el infierno"Y si eso es con el que menos sufre, como será los que mas sufren que fueron los que conocieron su palabra y se desviaron. Nos dijo también que con el fuego del infierno no se jugaba, que con el de la tierra se podia jugar, pero con el fuego del infierno no.

Y ahí empezamos a caminar por diferentes lugares,  el Señor nos iba mostrando a muchas personas,  vimos que todas tenían aproximadamente seis castigos diferentes cada una, allí las almas eran atormentadas por demonios. Uno de esos castigos terribles era su propia conciencia que les decia: "Acuerdate cuando te predicaron, acuerdate cuando escuchaste la palabra, acuerdate cuando te hablaron del infierno y tu te reiste".

Y su propia conciencia para ellos era un tormento, al igual que los gusanos que recorrian todo su cuerpo, al igual que el fuego consumidor que está alterado en miles y miles de grados de calor. Esa es la recompensa que el diablo tiene para todos los que le buscan y para todos los que lo siguen.

Dice la palabra del Señor en Apocalipsis capitulo 21, versículo 8: "Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos, tendrán su parte en el lago de fuego que arde con fuego y azufre que es la muerte segunda".

Fruit Tree of fireY ahi en ese momento el Señor nos permitio ver a un hombre que habia matado a 6 personas y aquellas personas que había asesinado estaban a su alrededor y lo culpaban y le decian: "Por tu culpa estamos aqui en este lugar, por tu culpa!". Y aquél hombre se tapaba sus oidos, y no quería escucharlos, pero no podía evitarlos por que en el infierno los sentidos se agudizan. Ahi las almas eran atormentadas también por una sed intolerable, una sed insaciable asi como la del rico de la historia, que tan solo con una gota de agua saciaría su sed, dice la palabra de Dios en Isaías capítulo 34 versículo 9:" y sus arroyos se convertirán en brea, y su polvo en azufre y su tierra en brea ardiente".

Allí estas almas estaban en medio del fuego y veían ríos cristalinos en el infierno,  aquellas almas se abalanzaban sobre aquellos ríos, pero aquellos ríos se convertían en fuego, eran espejismos simplemente, veían árboles con frutas que destilaban aguas y cuando iban a tomarlas se quemaban su manos y los demonios se burlaban de ellos.

De ahi Dios nos permitio ir a otro lugar mucho peor que todos los del infierno y vimos el Lago de Fuego, al lado de este lago habia otro lago mas pequeño donde habia millones de personas quemandose en aquel lugar.  Las almas le clamaban y le imploraban, le pedían misericordia a Dios y le decían: "Señor, sácame aunque sea un momento de este lugar, dame la oportunidad de salir!". Y el Señor no podia hacer nada, por que su jucicio está establecido.  En aquellos millones de personas Dios nos permitió fijar nuestra mirada, hubo un hombre que se quedo sumergido hasta la mitad de su cuerpo y el Señor nos permitio conocer sus pensamientos. Aquel  hombre se llamaba Marcos y  decía con sus pensamientos algo que nos ha asombrado y nos ha enseñado una lección objetiva de la vida eterna:  "Yo daría lo que fuera por ser tu,  daría lo que fuera por volver a la tierra aunque fuera un minuto y no me importaría ser el hombre mas miserable o mas enfermo o mas odiado o mas pobre de todos los hombres, daría lo que fuera por volver tan solo un minuto a la tierra". Y el Señor Jesús que estaba de mi mano, y que conocia sus pensamientos le dijo: "Marcos, para que quisieras volver a la tierra aunque fuera un minuto?". Y aquel hombre con una voz sollozante y  tormentosa le decia: "Señor, yo daría lo que fuera por volver a la tierra tan solo un minuto, para arrepentirme y ser salvo". Y cuando el Señor escuchó la voz de aquel hombre y sus palabras, de sus llagas brotó sangre y de sus ojos calleron lágrimas y el Señor le dijo: "Marcos!, es tarde para ti!, gusanos serán tu cama y gusanos te cubrirán". Y cuando el Señor le dijo aquella palabra, aquel hombre se sumergió para siempre en aquel lugar.

Lamentablemente todas aquellas almas ya no tiene esperanza, pero tu y yo tenemos la oportunidad de arrepentirnos e ir al cielo con nuestro Señor Jesucristo. Quiero dejarles con mi hermana para que continúe con el testimonio. Muchas gracias.


--- (Segundo testimonio) ---

Dios les bendiga amados hermanos, vamos a la palabra de Dios en Salmos 18 versículo 9: "Inclinó los cielos y descendió y habían densas tinieblas debajo de sus pies".

Cuando el Señor tomó mi mano, yo también  me tomé de él fuertemente y empezamos a descender por este túnel,  cada vez se  hacía más y más oscuro, a tal punto que no me  podia ni ver mi mano. En ese momento empezaron a pasar destellos, como algo oscuro, algo que hacía ruido y las paredes no se podían ni palpar por la mucha tiniebla que había.  Empezamos a descender a una velocidad impresionante y bajamos más, parecía como si el alma mía se estuviera desprendiendo de mi cuerpo.  En  un momento,   de ese lugar empieza a salir un olor putrefacto, como de carne podrida y cada vez era más fuerte ese olor. Mis oídos comienzan a escuchar millones de voces que  clamaban y  gemían. En ese momento miré al Señor porque tuve miedo, tuve terror y le dije: "Señor para donde nos llevas?, Señor ten misericordia de mí, ten misercordia de mí". Y el Señor solamente me respondió: Hell"Es necesario de que ustedes vean, es necesario que ustedes vean para que cuenten". Y empezamos a descender por ese túnel,   era como en forma de cuerno y bajamos más. y más.  Llegamos a un  lugar y nos suspendimos,  comenzamos a mirar muchas tinieblas, como una cortina que se recoge y fue cuando empecé a ver  millones de llamas que hervían y muchisimas  voces agonizantes, que clamaban,  pero yo aún no había visto nada,  igual ya empezaba  a asustarme. Yo  le preguntaba y le decía al Señor: "Oh Señor ten misercordia de mi!, oh Señor ten misericordia de mi, no me lleves a este lugar , perdoname!". Porque en ese momento yo no me imaginaba que nos iba a mostrar el infierno, pensaba que ya había llegado el momento de rendirle cuentas , de estar delante de Él para entregar mi vida. Comenzaba a temblar más cuando  penetramos en las tinieblas, yo estaba enfrente de una de llama inmensa,  esa llama quemaba con  furia. Seguía oyendo millones de voces, pero no sabia en donde estaban todas estas personas que  gritaban a una sola voz.
Empecé a mirar a mi alrededor, solamente había llamas.  Comienzo a bajar lentamente y veo una mesa de madera a la que el fuego nada le hacía ,  no la consumía ni  la quemaba. Sobre esta mesa había unas botellas similares a la cerveza y se veían refrescantes pero no era así, ellas estaban llenas de fuego. 
Con este espectáculo  se desvió mi mirada hacia  un hombre que  estaba totalmente desecho, su ropa estaba llena de quemaduras,  de lodo, tenía poca piel, ya no tenía ojos, ni tenía boca, su cabello estaba totalmente caído y calcinado. Este  hombre aun en esa condición me podía ver, me podía observar. Ahora entiendo que es el alma la que piensa, la que razona y  la que ve.
Este hombre viendo al Señor inclina su mano huesuda y empieza a clamar diciendole: "Señor ten misericorida de mí, Señor, ten misericordia de mí!, esto duele!, esto quema!, ten misericordia de mí!, sacame de este lugar!". Y el Señor mirándolo, se conmovió.  Yo empecé a sentir en mi mano  algo tibio y era sangre, la sangre del Señor derramándose, sangre del Señor mirando a este hombre, lleno de llamas con sufrimiento.  Pude ver como  este hombre cambiaba su mirada y se dirigía hacia las botellas y las acercaba  hacia él.   Cuando hace el contacto de los huesos quemados con la  botella, empieza a salir humo y  a quemarse,  voltea su cabeza hacia atrás y empieza a gritar de una manera como nunca he escuchado a una persona gritar, lo hacía con dolor , lo hacía con lllanto.
lEste hombre se lleva el vidrio a su boca con  esos huesos que le quedaban por manos y empieza a tomar esto, pero eso no era algo refrescante,  era ácido, su torax estaba totalmente destruído y se veía como claramente caía este ácido, haciéndole daño. En  su frente este hombre tenía un numero taladrado era el 666 y en su pecho tenía una placa en un metal que nosotros no conocíamos. Era como  un metal al que tampoco nada le sucedía,  nada le pasaba, ni los gusanos, ni la suciedad de ese lugar podía hacerle dano, estaba intacta, y tenía unas letras, que nosotros no entendíamos. El Señor por su misericordia nos hizo entender lo que ahí decía: "Estoy aqui por borracho".

Este hombre estaba ahi por borracho, y cuando hacia esto, el gritaba, y le decía al Señor que tuviera misericordia, pero la palabra de Dios nos dice en 1 Corintios 6:10 que los borrachos no entran al reino de los cielos. En ese momento el Señor jaló mi mano y empezamos a caminar mas allá y empecé a mirar a este hombre y de un momento a otro, empezó a proyectarse como en una película los últimos momentos de vida que tenía él aquí en la tierra. Comencé a ver como en una pantalla gigante de televisión, los ultimos segundos en la tierra de este hombre llamado Luis.
Él se veía   en un bar tomando y estaba en una mesa igual con botellas alrededor,  había gente,  amigos. Pero hoy yo te puedo decir una cosa,  el amigo más grande y el amigo mas poderoso que puedes tener se llama Jesucristo!, que es el amigo fiel.

Y este hombre seguía ahí y empezó a tomar y ya estaba ebrio con su  mejor amigo.  Luego ese amigo tomó una botella y la quebró y con ella empezo a puñalear a Luis.   Al  ver a Luis tirado en el piso salió corriendo, pero Luis quedó ahí,  murió desangrado pero lo más triste fue que murió sin el Señor. Yo  en medio de todo esto, de todas estas almas gritando,  le pregunté a Jesús: "Oh Señor! por favor dime! este hombre te conoció?, este hombre supo de ti?" este hombre sabía de la salvación?". Y el Señor quebranto Su voz y me dijo: "Si , el me conoció, el me aceptó como su único Salvador, más no me siguió".

En ese momento sentí mas miedo,  este hombre gritaba y decía: "Señor me duele!, me duele!, Señor ten misericordia de mí, ten misericorida de mí!". Y fué justo cuando  este hombre inclinaba su mano hacia Él.  Empezamos a caminar más y a alejarnos de esa llama que  empezó a caer lentamente igual y  a tapar a este hombre, el cual seguía gritando: "Ten misericordia de mí, ten misericordia de mí!!. Esta voz se refundió  en medio de tantas otras. 
Empezamos a caminar con el Señor,  yo a mirar este lugar que era inmenso y  tenebroso, caminabamos más y más y es cuando veo  otra llama.  Le dije al Señor: "Señor, yo ya no quiero ver esto!, por favor te pido perdón, te pido que me perdones pero yo ya no quiero ver!". Y cerré mis ojos, pero no importaba como tenía yo mis ojos, aunque los tuviera cerrados seguía viendo y podía ver claramente como empezó a bajar muy lento esa llama. 
Había una mujer que estaba llena de lodo y ese lodo estaba lleno de gusanos, esta mujer ya tenía poco cabello y el poco que le quedaba estaba también muy lleno de lodo.  Ella estaba llena de gusanos y cuando vió al Señor empezó a gritar: "Señor ten misericordia de mí!, Señor ten misericordia de mí!, perdóname!, perdóname! mira que  me duele mucho!, ten misericordia de mí!, ten misericordia de mí, quítame estos gusanos!, quítame este tormento porque me duele! me duele!". Y el Señor simplemente la miraba,  él  tenía un dolor tan grande, nosotros que estabamos  tomados de su mano, podíamos sentir el dolor y palparlo.  Un dolor que sentía el corazón de Dios, de Jesús al ver esto, al ver las almas perdidas, quemándose en una llama por la eternidad. Y esta mujer que ya no tenía ojos, no tenía labios, podía ver y  sentir, se le agudizaba más el dolor. Ella tenía un frasco en sus manos y su contenido era un ácido,  ella decía que era un perfume, pero yo veía un ácido que cuando se lo aplicaba, cuando se lo untaba en el cuerpo le quemaba, pero ella seguía aplicandose esto. Deciá que era un gran perfume y  yo asombrado  miraba ese tarro y su contenido.
Ella decía que en su cuello tenía unos collares, yo le veía unas serpientes,  decía también que en su mano tenía unas pulseras muy lujosas, yo simplemente le veía unos gusanos como de 25 centimetros taladrando y taladrando sus huesos.  Esta mujer decía que eso era todo lo que tenía, sus joyas y yo le veía escorpiones por todo su cuerpo, gusanos por todo su cuerpo y también esa placa que toda la gente en el infierno tenía  y que decía: Estoy aquí por robar.
El  Señor le dijo: "Magdalena, por que estás en este lugar?". Y esta mujer contesto: "A mi no me importaba robar, a mi no me importaba quitarle nada a nadie, a mi lo que me importaba era solo tener mis joyas, solo tener los perfumes más caros, solo lucir bien sin importar a quién robar".

En ese momento yo miraba a la mujer  porque estaba tomada de la mano de Cristo y empece a mirala  más y más. Los gusanos traspasaban de un lado a otro todo su cuerpo y luego ella  empezó a girar como buscando algo. Y yo le pregunté al Señor nuevamente: "Señor esta persona te conocía". Y el Señor dijo: "Si , ella me conocía". Y esta mujer empezo a girar y decia: "Señor, donde está aquella mujer que me hablaba de tí?, donde está?. Llevo 15 años en el infierno". Ellos en el infierno se acuerdan de todo. Y continuaba diciendo y preguntando: "En donde está ella  que no la veo? en donde está?". Sabiendo que no podia girar mucho  porque toda su piel se iba quedando  en ese lugar, giraba  y daba vueltas. Esta mujer, con la mirada de su alma, porque no tenia ojos, buscaba y trataba de mirar en cual  llama podía estar esa otra persona,  la  que un dia le hablaba de Dios. Y el Señor con su voz le dijo: "No, no Magdalena, ella no está aquí, esa mujer que te hablaba de Mí, está conmigo en el Reino de los Cielos".

Cuando esa mujer escucho esto, se dejó hundir más y más en tortura,  la llama le quemaba.

Quiero que vayamos a la palabra de Dios en Isaías 3:24 que dice
:"En lugar de perfumes aromáticos vendrá hediondez, y cuerda en lugar de cinturón, y cabeza rapada en lugar de la compostura del cabello, y en lugar de ropa de gala, seguimientos de silicio, quemadura en vez de hermosura".

Seguimos con el Señor caminando y de un momento a otro empiezo a ver una columna muy grande, llena de gusanos y  alrededor de ella había un tobogán de lata al rojo vivo. Sobre esta columna había un letrero que estaba iluminado y llamaba la atención de todo sitio donde uno lo viera, este letrero decía: "Bienvenidos los mentirosos y bienvenidos los chismosos". Al terminar este tobogán había una laguneta que hervía, parecía azufre hirviendo, en este momento cayó una persona totalmente desnuda y se deslizó por todo el tobogán.  Mientras que se deslizaba su piel se quedaba en esta lata y cuando llegó a esta laguneta, empezó a hinchársele tanto la lengua que explotaba y automáticamente ya estaban ahí los gusanos para hacer su tormento en ellos. Dice la palabra de Dios, en el Salmos 73 versiculos 18 y 19 "Ciertamente los has puesto en deslizaderos, en asolamiento los harás caer. Cómo han sido asolados de repente, perecieron, se consumieron de terror".

En ese momento salimos de ahí.

Yo solamente te quiero decir algo, el infierno y el cielo, es un mundo espiritual más real que el mundo físico, es aquí donde tu decides para dónde te quieres ir, si a una eternidad con Cristo o al infierno. EL Señor en todo el transcurso nos decía: 
"Sin santidad nadie me verá, sin santidad nadie me verá".

Por eso yo te digo, sin santidad tú no puedes ver al Señor.


--- (Tercer testimonio) ---

Vamos a la palabra del Señor, en el Evangelio de Mateo capitulo 10 versículo 28 "Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar, temed más bien a Aquél que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno".

En el mismo instante que una persona muere y va al infierno adquiere un cuerpo de muerte para condenación eterna.

People hung up on wallsEn el momento en el que el Señor Jesús tomó mi mano, empezamos a descender por un tunel muy oscuro y profundo que conducía al centro de la tierra.  Llegamos a un lugar donde había varias puertas para entrar, una de aquellas puertas se abrió y entramos con el Señor, Él  me tenía de su mano, no lo podía soltar, por que sabía que si lo soltaba en ese momento me podía quedar en aquel lugar. Empezamos a entrar por aquella puerta y lo primero que vi fué una pared inmensa donde se veían una gran cantidad de personas, colgadas de sus cráneos con ganchos y de sus manos con unos grilletes que los sostenían a la  pared, empecé a ver cantidad de llamas y  llamas, en donde solamente se veían personas y más personas.  Nos colocamos enfrente de una de aquellas llamas y esta  empezó a bajar lentamente, vi una persona y cuando  habló me di cuenta que era un hombre que  tenía en su cuerpo una vestidura sacerdotal, totalmente destrozada y sucia.
En medio de aquella vestidura recorrían gusanos por todo su cuerpo, su cuerpo se veía destrozado, se veía acabado completamente por el fuego, sus ojos estaban totalmente desorbitados, su carne se caía al piso y volvia y se le pegaba a su huesos ya quemados y esqueléticos. Este hombre cuando vió al Señor, le empezó a decir: "Señor ten misericordia de mí, sácame de este lugar aunque sea un instante, aunque sea un minuto". Este hombre tenía una placa en su pecho que decía: "Estoy aqui por ladrón". Cuando el Señor se le acercó, le dijo: 
"Como te llamas?".Y el le dijo: "Andrés, yo me llamo Andrés Señor", el Señor le dijo: "Hace cuanto tiempo que estás aquí?". El le dijo: "Señor , hace mucho tiempo que estoy aqui".  Él empezó a contar su historia y  decía que en la iglesia católica que el servía, el recogía los diezmos de aquella iglesia y reunía mercados para los pobres y el se los robaba y el Señor Jesús con esa mirada tan tierna y tan grande le dijo: "Andrés, alguna vez te predicaron la palabra?" y el dijo: "Sí Señor, una mujer cristiana fue a mi iglesia católica y me predicó la palabra de Dios, pero yo no quise aceptar, yo no quise creer, pero ahora si creo, ahora si sé que esto es verdad, Señor, sácame de aqui aunque sea un momento". Los gusanos recorrían todo su cuerpo, entraban por sus ojos, salían por la nariz, entraban por su oidos y salían por su boca. Él trataba de despegar sus manos de aquella pared y trataba de quitarselos pero  no podía hacerlo,  gritaba tan terriblemente pidiéndole misericordia a Dios y le decía una y otra vez que por favor lo sacara de aquél lugar.
  Lo más impactante de este hombre era que había alrededor de él unos demonios que le azotaban todo su cuerpo,  ellos eran muy parecidos a unos muñecos que hay aquí en la tierra, que se llaman "los jordanos". Estos muñecos en el infierno ya no eran muñecos ni se veían tan tiernos, sino eran demonios en su esencia, eran de un metro más o menos de grandes, tenían los dientes filudos y escurrían sangre por su boca, sus ojos eran totalmente rojos y azotaban con una furia a este hombre y a  todas las almas que estaban ahí.
Cuando yo vi esto le dije el Señor: "Señor, como es posible que haya un muñeco en la tierra igual a este demonio que hay aqui en el infierno?". El Señor me dijo que éste era un espíritu de tristeza y seguí tomada de la mano del Señor por aquél lugar, mirando tantas almas y tantas personas que extendían sus manos huesudas hacia Él y le pedían misericordia.
Caminamos  hacía un piso en aquel lugar, todo era de fango, en un momento fije mi mirada en una mujer que empezó a gritar apenas vió al Señor. Ella gritaba terriblemente,  extendía sus manos y le decía:"Señor, ten misericordia de mí!, sácame de este lugar!, aunque sea un segundo Señor!". Esta mujer estaba totalmente desnuda, todo su cuerpo estaba lleno de barro, su cabello estaba sucio y en medio de su cuerpo subían y bajaban gusanos.  Ella con su mano se los quitaba, pero donde se los quitaba se le multiplicaban aún más, eran unos gusanos de 15 a 20 centimetros, dice la palabra del Señor en 
Marcos 9:44 "Donde el gusano de ellos nunca muere y el fuego nunca se apaga". Allí pudimos ver esta escena, como los gusanos comían sus carnes con violencia, y esta mujer gritaba terriblemente, también  tenía esa placa en su pecho incrustada, el fuego no la quemaba, el fuego no la derretía y la misma  decía: "Estoy aquí por fornicaria".
Igualmente esta mujer aquí tenía que fornicar en el infierno pero tenía que hacerlo con una serpiente gruesísima,  con unos punzones hacia afuera de unos 15 a 20 centímetros, se le penetraba por su parte baja y le subía hasta el cuello, esta mujer cuando la serpiente entraba gritaba terriblemente y era cuando más pedía misericordia.
Le  pedía a Jesús que la sacara de allí diciendo: "Señor, estoy aqui por fornicaria,  hace 7 años,  morí de sida, tenía 6 amantes y estoy aqui por fornicaria". Y tenía que hacerlo una y otra vez,  no tenía descanso, ni de día ni de noche. Esta mujer trataba de extender sus manos esqueléticas hacia el Señor. Y el Señor lo único que le dijo fué: 
"Blanca, es tarde para ti!, gusanos serán tu cama y gusanos te cubrirán". Cuando el Señor pronunció estas palabras, una cobija de fuego la cubrió y ya no la volví a ver más. Seguíamos por aquél lugar caminando y mirando a miles y miles de personas,  jóvenes y ancianos estaban en aquél sitio de sufrimiento y de tormento. Llegamos a un lugar donde se veía como una piscina de fuego y había miles de hombres y mujeres allí, tenían en su pecho un letrero que decía: "Estoy aqui por no diezmar y estoy aqui por no ofrendar". Cuando yo vi esto le dije: "Señor, como es posible que hayan pesonas por esto en este lugar?". Lake of FireEl Señor me dijo: "Sí, lo que pasa es que estas personas pensaron que el diezmo y la ofrenda no eran importantes, cuando mi palabra lo muestra como un mandamiento". En el libro de Malaquías capitulo 3 versículo 8 y 9 que dice: "Robará el hombre a Dios?, pues vostros me habéis robado, y dijisteis: en que te hemos robado?, en vuestros diezmos y ofrendas malditos sois con maldición, porque vosotros la nación toda me habéis robado". El Señor también me decía que cuando su pueblo retenía los diezmos la obra se estancaba y no se podía predicar más la palabra.  Había miles de hombres y mujeres ahí que sufrían, yo creo que mil veces más que los demás por que ellos conocieron de la palabra de Dios.

Seguíamos caminando con el Señor, él  me permitió ver a un hombre, pero solo lo podía ver de su cintura para arriba. Empecé a tener una visión de como él había muerto. Pude ver a Rogelio en un carro, una persona se le acercó,   le habló la palabra de Dios y le regaló un Nuevo Testamento,  él como si nada siguió por su camino sin saber que a unos pocos minutos de su viaje su carro se iba a volcar por un abismo y tendría que morir.  Este Nuevo Testamento se le abrio en el libro de Apocalipsis 21:8 donde dice:"Pero los cobárdes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechizeros, los idólatras y todos los mentirosos, tendrán su parte en el lago de fuego que arde con fuego y azufre que es la muerte segunda".

En el momento que Rogelio leyó este versículo murió y llegó al infierno. Ya  hacía un mes que estaba en este lugar, aún tenía carne en su rostro, pero igualmente sufría como muchos de los que están ahí, este hombre de pronto no sabía  porqué estaba allí. Yo creo que aquella había sido la única y la última oportunidad que este hombre tuvo para aceptar al Señor y no lo hizo. Así como muchos hombres y mujeres  la han tenido y la han desperdiciado. En este día te invito a que abras tu corazón a Jesús, porque  Él es el camino la verdad y la vida, y  por medio de Él solamente podemos ir al Reino de los Cielos, el Señor Jesús  nos pide que sigamos su camino en santidad y honor.

Que el Señor te bendiga.


--- (Cuarto testimonio) ---

Dios les bendiga hermanos, en el momento en el que el Señor me tomó de su mano pude ver que estaba parada sobre una roca,  vi que había un ángel tras nosotros y comenzamos a descender en ese túnel oscuro a una velocidad indescriptible y en el  camino yo voltié a mirar y vi que ese ángel ya no estaba.  Me llené de mucho temor y miré al Señor y le dije: "Señor donde está en ángel?, por que no viene tras nosotros?" y Él me dijo: "Es que el no puede entrar a donde tú y yo vamos".Continuamos descendiendo y nos detuvimos en un lugar como cuando se detiene un ascensor y se abrieron varios túneles,  tomamos por aquél del que les hablaba mi hermana Sandra, en donde la gente estaba tomada de grilletes en sus manos, en donde estaban colgados de sus cráneos y vi que había una pared interminable con  millones y millones de personas que tenían gusanos que caminaban por todo su cuerpo.   Ví enfrente que  había otra  pared exactamente igual, y yo le  dije: "Señor!, tantas personas en este lugar?" Y vino a mi mente una palabra que para entonces no conocía, y el Señor me dijo: "Es que el Seol, es insaciable, el infierno es insaciable"Cauldron of fireSalimos del túnel y llegamos a aquél lugar al que llamamos Valle da Pailas (calderos). Estas pailas estaban rebozando de un lodo que hervía,   comenzamos a acercarnos a una de ellas y a la primera persona que pude ver de cerca fué a una mujer. El Señor fijó su mirada en ella, mientras  ella subía y bajaba en ese lodo que hervía, entonces  ella se quedó  suspendida como hasta la cintura y el Señor la miró y le dijo: "Mujer, como te llamas?". Y ella le dijo: "Me llamo Rubiela". Yo veía que esta mujer tenía su cabello lleno totalmente de aquél lodo que hervía, carne colgaba de sus huesos ya negros  por el fuego, entraban gusanos por las cuencas de sus ojos, salían por su boca, entraban por su nariz, salían de sus oídos y por donde no podían entrar, sencillamente abrían un hueco, le causaban tal dolor!, esta mujer miraba desesperadamente al Señor y le decía:"Jesús, ten misericordia de mí! Sácame de este lugar!, ten misericordia de mí!, yo ya no puedo más!, que pare ya Señor, yo ya no puedo más!,ten misericordia de mí!". El Señor le pregunto a esta mujer por que estaba ahí. Ella le dijo: "Señor, estoy aquí por vanidad". Y eso mismo era lo que decía aquella placa que tenía incrustada en su pecho. Ella decía que tenía en su mano un frasco de perfume, yo miraba un tarro común y corriente, ella veía un perfume lujoso y ella tenía que tomarlo y aplicar ese ácido que hervía, en todo su cuerpo.
  En el momento en que lo hacía toda su carne se derretía y gritaba desesperadamente diciendo: "Jesús! ya no puedo más!, ten misericordia de mí!, sácame de aquí aunque sea un segundo!, ten misericordia de mí!".

Yo no estoy diciendo que es pecado aplicarse un perfume. El Señor no dijo nunca que esta mujer estaba ahí por su perfume, la palabra de Dios nos dice en Deuteronomio 5:7 "No tendrás Dioses ajenos delante de mí, dice El Señor", esta mujer estaba allí por que puso en primer lugar su vanidad. Por que el primer lugar en su vida eran sus perfumes, su arreglo personal, pero Jesús es Rey de Reyes y Señor de Señores, Él debe ser el primero, el segundo , el tercero en tu vida, por eso, es que esta mujer estaba allí, por haber puesto en primer lugar su vanidad.

El Señor la miró con tristeza y le dijo:"Rubiela, es tarde para tí, gusanos serán tu cama y gusanos te cubrirán". En esos momentos se levantó una cobija de fuego que la cubrió totalmente, mientras que se consumía en aquella paila , gimiendo desesperadamente de dolor.

Nos fuimos alejando de aquél lugar y comenzamos a acercarnos a unas puertas gigantescas que a medida que nos acercábamos se iban abriendo.  Cuando estuvimos adentro pudimos ver que era una caverna gigantesca y al mirar  hacia lo alto percibimos luces de colores que se movían, vimos como una cámara de humo y de repente como que empezamos a escuchar música: salsa, ballenato, rock y toda esta música que se escucha secularmente en las emisoras. De repente, el Señor que es todo poderoso, hizo un movimiento de su mano y vimos millones y millones de personas que estaban colgadas con grilletes en sus manos, que estaban brincando desenfrenadamente sobre el fuego, y el Señor nos mira y nos dice: "Miren, esta es la paga para los bailadores".
Ellos tenían que brincar sin poder detenerse un segundo. Si sonaba salsa , tenían que brincar al son de la salsa, si sonaba rock tenían que brincar al son del rock. Pero lo peor de todo no era eso, no era que no podían detenerse, lo peor de todo era que sus zapatos no eran normales, tenían unos clavos de aproximadamente 15 centímetros de largo, que estaban atravesados hacia arriba, y tenían que brincar y brincar sin poder detenerse un segundo.  Los  que querían detenerse de inmediato venían demonios con lanzas y se las enterraban y les maldecían y les decían: "Alábalo por que este es tu reino, alabalo, alábalo, no puedes detenerte, tienes que alabarlo, tienes que brincar, tienes que bailar, no puedes detenerte un segundo". Lo peor de todo en este lugar, sabes que fue?  Que la  mayoría de las personas que estaban ahí,  habían sido cristianos que habían muerto en una discoteca, muchas personas se preguntan y dicen: "Pero donde dice la Biblia que es malo bailar?". 
En Santiago 4:4 nos dice la palabra: "Oh! Almas adúlteras no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad contra Dios?, cualquiera pues que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios". Y  1era de Juan capitulo 2 versículos del 15 al 17 nos dice:"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo, si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en Él, por que todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida no provienen del Padre sino del mundo y el mundo pasa y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre". Recuerda que el mundo pasa, esto se acaba, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. 
Amigo  y hermano, al salir de este lugar vimos como unas  pasarelas que eran las que dividían el infierno como en secciones de sufrimiento, luego vimos sobre ellas a un espíritu en la misma forma de un muñeco que hemos visto sobre la tierra, aquí es llamado duende, troll o gnomo. Tiene el pelo de colores, tiene cara de viejo y cuerpo de niño, no tiene sexo y además sus ojos destellan maldad. Y el Señor nos mostraba que este espíritu es un espíritu de lascivia,  tenía una lanza en sus manos y modelaba sobre aquella pasarela como cualquier reina, como cualquier modelo y a su paso enterraba la lanza en aquellas personas que se hallaban abajo de él maldiciéndo y diciéndo: "Acuérdate el dia que pasaste por una iglesia cristiana y no quisiste entrar, acuerdate del día que te predicaron y no quisiste escuchar, acuerdate del día que te entregaron un tratado y tu lo tiraste". Y ellos trataban de taparse lo que les quedaba de oidos y le decían: "Cállate!, cállate! no me digas más!, no quiero saber más!, cállate!". Pero ellos se gozaban y se deleitaban en su dolor.

BurningContinuamos caminando con el Señor, y mientras la gente gritaba y gemía pidiendo misericordia, escuchamos aun hombre que clamaba aún más fuerte que todos los que se hallaban ahí, y este hombre comenzó a clamar diciendo: "Padre!, Padre ten misericordia de mí!". El Señor no iba a detenerse con este hombre, pero cuando le llamo Padre, Él se estremeció y lo volteó a mirar y le dijo: "Padre?, tú me llamas Padre?, no!, yo no soy tu Padre, ni tú eres mi hijo, por que si fueras mi hijo estarías conmigo en el Reino de los Cielos, vosotros sois hijos de vuestro padre el diablo". En ese momento se levantó una cobija de fuego y lo cubrió totalmente.

Y el Señor nos contaba la historia de este hombre, y nos decía que el le llamaba Padre por que él le había conocido, que era un hombre que había asistido a la iglesia, al cual le había hablado por su palabra, al que le había dado mil promesas.Y nosotros le dijimos: "Señor pero entonces que pasaba?". El Señor nos dijo: "Es que el, vivía una vida doble, era uno en su casa y otro en la iglesia, el decía bueno, pues como aqui cerca no vive ni el pastor, ni ningún hermano, yo puedo hacer lo que quiera".

Pero se le olvido que los ojos de Dios estan puestos sobre nuestros caminos, y que nadie puede burlar al Señor.La palabra de Dios nos dice: "No os engañéis , Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre sembrare eso mismo segará".

Este hombre estaba sufriendo mil veces más que cualquier persona en el infierno, estaba pagando una doble condenación, la condenación por su pecado y  por haber creído que al Señor se le podía burlar.

El pueblo hoy en día se ha acostumbrado a jerarquizar el pecado, acostumbramos a decir que es más pecador, el ladrón y el violador, el homosexual, que el mentirosoy  el chismoso, pero ante los ojos de Dios, estos pecados pesan lo mismo. La Biblia nos dice que la paga del pecado es muerte, que el alma que pecare, esa morirá.

Amigo hermano, yo te invito hoy que Jesús está extendiendo su mano y  su misericordia en tu vida,  te arrepientas.  La palabra de Dios nos dice que el que se arrepiente y  se aparta de su pecado alcanzará misericordia. Y es mejor creer ahora, que esperar para comprobar después.

Dios te bendiga.


--- (Quinto testimonio) ---

La palabra de Dios dice en el libro de Romanos 6:23 "Por que la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro".

Cuando descendimos a aquél lugar comencé a experimentar el dolor y el sufrimiento de lo que es la muerte,  yo estaba muy asustada por lo que estaba viendo. Me dí  cuenta que había muchas personas ahí y cada uno gritaba o gemía. Veíamos hacia lo lejos  tinieblas,  pero el Señor con su presencia comenzó a discipar las tinieblas en aquél lugar. Cuando seguimos caminando  escuchabamos los gritos y lamentos de miles y miles de personas que  al unísono  pedían y clamaban para que el Señor los sacáse de aquél lugar, sentíamos  un gran dolor por que veíamos que el Señor también sufría cada vez que veía a estas personas.
Muchos les gritaban y le decían: "Señor!, permítenos salir aunque sea un segundo, un instánte de este lugar!, permíteme salir!". Muchas veces el Señor les decía y les preguntaba: 
"Pero para que quieres salir de este lugar?" y ellos decían: "Por que quiero ser salvo!, por que quiero arrepentirme y ser salvo!". Pero ya era tarde para ellos. 
Querido hermano que me escuchas o me lees, recuerda algo, la oportunidad es para ti y para mi, ahora es cuando nosotros debemos decidir para dónde queremos ir, si a un lugar eterno de salvación o a un lugar eterno de condenación.

Soul trapped in burning mudComenzamos a caminar y me di cuenta como se hacía un piso debajo de nuestros pies y cuando ya pasabamos este piso se caía, el  fango hervia y hervía y  mucho fuego salía de ese fango. El olor era nauseabundo y  empezaba a trastornar nuestro cuerpo, nos causaba náuseas el sentir este olor. Además a lo lejos se oia  el grito de muchas personas, muchos lamentos. Comencé a darme cuenta como un hombre se suspendia,  estaba a la altura de su cintura y cuando sacaba sus manos se suspendía de nuevo,  se le caía la piel de sus huesos y dentro de él, se veía un humo gris. Mis compañeros y yo le preguntamos qué es ese humo gris? que se ve dentro del cuerpo de ellos. Y el Señor nos decía: "Ese humo gris es su alma, que ha quedado atrapada en un cuerpo de pecado". Como lo dice Apocalipsis 14:11 "Que el humo de sus tormentos sube por los siglos de los siglos y no tienen reposo ni de día ni de noche".

En aquél lugar comenzamos a darnos cuenta de muchas cosas que habíamos ignorado de aquí de la tierra. Que aquí es donde sabemos a dónde vamos a ir, a un lugar eterno de salvación o de condenación. Seguimos caminando tomados de la mano del Señor y nos dimos cuenta que el infierno está dividido en diferentes secciones de sufrimientos. Y fuimos a un lugar en donde había muchas mazmorras. Veiamos a unas almas que estaban en ese lugar atormentadas por unas clases de demonios y estos demonios atormentaban a estas personas se burlaban de ellas diciéndoles: "Maldito ahora si alaba a satanás, alábalo, ahora si, sírvele como le servías en la tierra". Y ellos sufrian por el castigo, los gusanos, el fuego que los consumía, el  ácido que les consumía toda su piel, estaban atormentados.

Comenzamos a ver en una de estas mazmorras a dos jóvenes que estaban allí y tenían en sus manos unas dagas y comenzaban a puñalearse  el uno al otro,  se decían palabras y se maltrataban,  se injuriaban de una forma y otra ,  se decían : "Maldito! por tu culpa yo estoy en este lugar!, por que tu hiciste que yo llegase a este lugar de tormento!, por que tu cegaste mi vida! y no me permitiste conocer al Señor!, no me permitiste recibirlo, por que muchas veces cuando tuve la oportunidad, tu me decías que no y por eso ahora yo estoy en este lugar de tormento!, atormentado de día y de noche". 
Comenzamos a tener  una visión de la revelación que el Señor nos estaba dando y comenzamos a ver a estos dos jóvenes como un día estaban divirtiéndose en la tierra  en una taberna y en un momento que tuvieron de embriaguez,  comenzaron a discutir y a tener  una disputa, una contienda.  Uno de ellos sacó una botella,  el otro sacó una navaja y comenzaron a pelear  a luchar.
En ese momento comenzaron a puñalearse el uno al otro hasta que acabaron con sus vidas y esa misma escena que vivieron allí en la tierra la tenían que estar repitiendo allí en aquél lugar y lo más terrible,  venían a ellos todos los recuerdos de la tierra.  Ellos se conocían y se estimaban como dos amigos o hermanos. 
Pero déjame decirte amigo y hermano, que amigo solo hay uno y se llama Jesús de Nazaret, ese amigo verdadero, ese es tu  amigo fiel, quien  realmente esta en todos los momentos contigo.
Seguíamos   caminando con el Señor y comenzamos a darnos cuenta que allí en aquellas mazmorras había una mujer que estaba  revolcandose en un fango, su cabello todo desordenado,  veíamos  como una serpiente se enrollaba en su cuerpo y comenzaba a introducirse por sus partes bajas y tenían una relación.
Allí las personas, los hombres y las mujeres que viven en la fornicación aquí en la tierra, también en el infierno lo van a vivir, pero allí van a hacerlo con serpientes.  Esas serpientes tenían unos punzones como de unos 15 centímetros de largo y entraba por su cuerpo y comenzaba a destruir todo su cuerpo.  Ella gritaba y gemía de dolor, le decía al Señor: "Señor que pare esto  ya! , no quiero mas este sufrimiento!, no quiero más este sufrimiento que pare ya! por favor!!", "ya no lo vuelvo a hacer!, ya no quiero mas! que pare por favor!, ya no quiero mas!". En ese momento nosotros tapamos  nuestros oídos, pero no podíamos dejar de oir lo que ella decía y gritaba y mientras mas nos tapabamos,  más fuerte escuchabamos y le decíamos al Señor: "Señor ya no mas!". Pero el Señor nos decía: 
"Es necesario que veas para que cuentes a mi pueblo, por que mi pueblo, porque mi pueblo está siendo destruido, porque mi pueblo está ignorando la verdadera salvación, el verdadero camino hacia la salvación".

Seguimos caminando y hacia lo lejos comenzamos a ver un valle gigantesco, un mar inmenso, un lago gigantesco  pero de dolor y de sufrimiento, con  una lava que hervía con hervor de fuego como dice la Palabra de Dios. Había  miles de personas que sacaban sus manos y muchos demonios que sobrevolaban este lago y los hundían con unas lanzas en forma de "S", y les decían burlandose  de ellos: "Maldito, ahora si!, alaba a satanás, ahora si alábalo!, ahora si sírvele! como le servías en la tierra". Y podíamos ver muchas personas allí, varias  escenas, nosotros nos sentíamos atemorizados, nos tomabamos de las manos, porque nosotros creíamos  que si nos soltabamos de la mano del Señor nos podíamos quedar en aquél lugar para siempre. 
Vimos a lo lejos a un hombre que estaba suspendido en la mitad de aquél lago y se le veía en su rostro mucho  dolor  y sufrimiento.   Había dos demonios que sobrevolaban su cuerpo allí  y le punzaban su cuerpo,   le sumergían lanzas y sacaban sus costillas,  estos dos demonios se burlaban de él y reían a carcajadas.
  El Señor nos mostraba a ese hombre y ese  gran sufrimiento que él sentía. Estaba atormentado por el presentimiento  de que su familia también podía llegar  a aquél lugar de tormento. 
  Se atormentaba pensando que su familia podía estar allí también por su culpa, ya  que había tenido la oportunidad de haberles hablado pero que nunca se preocupó por darles un mensaje de salvación para que ellos no llegaran a este lugar de tormento.  Allí él se recordaba que había habido una oportunidad para todos ellos y que él había podido ser  una persona importante para llevar este mensaje pero ignoró esto,   estaba muy preocupado por sus hijos y por su esposa,  eso lo hacía sufrir mucho más. 
Los demonios venían y le amputaban sus brazos y el caía en este fango,  que hervía con fuego de azufre y  se revolcaba del dolor por que este fango le quemaba toda su carne, comenzaba a   consumirse, quedando solo un cuerpo cadavérico. Él se asomaba,  se retorcía  como una serpiente para poder salir de allí pero venían los demonios y lo hundían,   lo metían más hacia el fango.

Después de esto comenzamos a ver hacia lo lejos una serie de demonios que estaban alli  y vi algo que me impresionaba mucho,   me di cuenta que uno de estos demonios estaba sin un ala y le preguntamos al Señor: "Señor, por que a este demonio le falta un ala?". El Señor nos decía: "este demonio fué lanzado para un propósito aquí en la tierra, pero no cumplió su cometido y así fué lanzado nuevamente al infierno por un siervo de Dios y satanás vino, lo castigó y fué quitada y amputada esa ala".
En ese momento entendimos y comprendimos que nosotros tenemos poder y autoridad para echar afuera demonios y  toda potestad, todo principado. Querido amigo que me escuchas o lees ,  este testimonio no es para condenación sino para salvación, para que te des cuenta  que  tu estas delante de Dios sempre para tu salvación y no para condenación.
Querido amigo por favor en este momento, coloca tu corazón delante de Dios y presenta tus pecados, para que si llegáse a venir en este momento el Señor, tu te fueras con Él y no te fueras a este lugar de tormento. Ese lugar es de lagrimas y tristezas, de oscuridad y dolor, allí es cuando vamos a entender verdaderamente porqué Dios pagó un precio en la Cruz del Calvario. Allí habían muchas personas condenadas,  ignorando que ellos habían sido senalados  por una serie de pecados que ellos creían que no era pecado. Querido amigo, examínate!, examínate!, no creas que la mentira, el robo, la vanidad, todo esto no es pecado delante de Dios, arrepiéntete hermano!, querido amigo que me escuchas, yo te doy este mensaje para que te arrepientas y busques aún más al Señor.


--- (Sexto testimonio) ---

Salmos 62:12 dice: "Y tuya oh Señor es la misericordia por que tu pagas a cada uno conforme a su obra".

En aquella mañana cuando el Señor nos visitó en el cuarto donde nos encontrábamos,  me tomó de la mano y comenzamos a descender con mis hermanos, mi vida estaba completamente llena de temor, sentía algo que no puedo describir.  Solamente sabía que no podía soltarme de la mano de mi Salvador, que Él era mi vida y mi luz, que mi esperanza estaba únicamente en Él, porque si no era así yo podía quedarme en aquél lugar para siempre.
Jamás pensé en conocer el infierno, además porque no creía que existiera, siempre pensé aún siendo cristiana equivocadamente que podía ir a un purgatorio. Sin embargo Dios mostró a mi vida esta realidad, en aquél momento cuando llegamos al infierno sólo sé que este lugar tembló y que todos los demonios salieron a esconderse porque no había ninguno que pudiera resistir la presencia de Jesús.

Escuchamos por un momento que todas las almas aumentaron su clamor porque todas conocían que en ese día estaba Jesús de Nazaret, todos sabían que Él era el único que podría tal vez sacarlos de ese lugar, tenían esa esperanza aunque realmente no fuera cierta.

Y fué así como comenzamos a caminar de la mano de Jesús y llegamos a la sección de los fornicarios. Allí Jesús fijó su mirada sobre una mujer que estaba totalmente sumergida en el fuego, pero cuando Jesús le miró comenzó a salir del fuego, aunque su sufrimiento no paraba; nosotros comenzamos a ver a aquella mujer completamente desnuda.  Podíamos ver cada una de sus características físicas, su cuerpo estaba completamente sucio y maloliente, su cabello estaba alborotado, despeinado y tenía como una lava amarillenta verdosa encima, ya no tenía ojos pero  sin embargo a través de las cuencas de sus ojos podía vernos.  Sus labios se caían a pedazos mientras estaba allí gimiendo y gritando del dolor, ya no tenía orejas sino solamente su orificio. Podíamos ver como con sus manos enegrecidas y huesudas trataba de componer la carne que caía de su rostro tomándola del fuego y poniendola una vez más en su cara, pero esto le producía mayor dolor.  Entonces ella se estremecía aun más, sus lamentos parecía que comenzaban pero que no tenían fin, podíamos ver su cuerpo lleno de gusanos también y una serpiente  muy ancha enrollada en su brazo que  tenía punzones alrededor. 
Esta mujer tenía taladrado el 666 el número de la bestia del cual nos habla la palabra en Apocalipsis. Tenía una placa en un material muy extraño, no lo conocíamos y  no lo podíamos distinguir, sin embargo veíamos que este material no se consumía con el fuego y que esta placa no se movía por ningun motivo sino que permanecía fija en su pecho.  Estaba escrita en un idioma extraño, pero nosotros podíamos entender en ese momento lo que decía en ella, en esa placa decía: "Estoy aquí por fornicaria". Cuando Jesús la vió le dijo: 
"Helena tú por qué estás aquí en este lugar?". Elena mientras hablaba con Jesús se retorcía y gritaba a causa del dolor que le producía su castigo y le dijo: "Señor estoy aqui por fornicaria". Y comenzó a pedirle perdón a Jesús una y otra vez. Sin embargo en un momento comenzamos a ver la historia de su muerte, Helena se encontraba teniendo una relación sexual con uno de sus amantes, porque creyó que el compañero con el que ella vivía había salido de viaje, pero el volvió a su casa y la encontró con su amante.  Entonces se fué hacia la cocina y tomó un gran puñal enterrándoselo en la espalda y de esta forma Helena murió y fué conducida hacia el infierno de la misma manera como habia muerto,  desnuda y así mismo se veía en el infierno.

En el infierno todas las cosas se materializan y podíamos ver aún presente ese puñal clavado en su espalda, que le producía un gran dolor, para ese entonces ella llevaba 7 años ahí, recordaba uno a uno los instantes de su vida y  cada momento de su muerte.  Recordaba también que un día tal vez le habían predicado de ese Jesús que ahora tenía en frente suyo y que era el único que podía salvarla, pero ya era tarde para ella asi como para todos los que estaban ahí en el infierno.
La palabra de Dios, tiene bastante claridad acerca de la fornicación. Fornicación es tener relaciones sexuales sin ser casados. 
1era de Corintios capitulo 6 y verso 13 dice: "Las viandas para el vientre y el vientre para las viandas, pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios, pero el cuerpo no es para la fornicación sino para el Señor y el Señor para el cuerpo". Ahí mismo en 1era de Corintios 6:18 dice: "Huíd de la fornicación, cualquier otro pecado que el hombre cometa está fuera del cuerpo, mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca". En ese momento en el que Jesús terminó su diálogo con ella vimos una gran cobija de fuego que la sumergió y no volvimos a verla, solamente escuchábamos el quemar de su carne y un gran gran gemido que no podré describir nunca.

Seguíamos caminando con Jesús por aquél lugar y él nos mostraba a los idólatras, a los hechiceros, a los fornicarios, a los adúlteros, los mentirosos, los homosexuales, junto con el tormento que tenían que padecer. Sentíamos mucho temor al continuar en aquél lugar y lo único que queríamos hacer era salir pronto de él.
Sin embargo Jesús nos decía una y otra y otra vez, que era necesario que vieramos esto para que muchos creyeran, fué así como continuamos nuestro camino con el Señor, tomados mucho más fuerte de su mano a causa de nuestro temor. Y fue cuando llegamos a otra sección, aquella que realmente impactó mi vida.
Allí vimos a un joven,  aproximadamente  de 23 años, este joven estaba suspendido hasta la cintura en medio de las llamas, no pudimos ver exactamente cuál era su castigo, pero observábamos en su frente el 666 taladrado y de igual forma una placa en su pecho que decía : "Estoy aquí por ser normal". Este jóven cuando vió a Jesús extendía sus manos hacia Él clamando misericordia también. La palabra de Dios dice también en 
Proverbios 14:12 "Hay camino que al hombre le parece derecho pero su fin es camino de muerte". Cuando nosotros leímos en aquella placa "Estoy aqui por ser normal". Le preguntamos a Jesús: "Jesús pero como asi?, acaso aquí en este lugar se viene por esta causa?". Falling into HellY Jesús le dijo entonces: "Andrés por qué estas en este lugar?". Y Andrés le dijo: "Jesús, mientras vivía en la tierra, yo pensaba que solamente robar y matar eran pecados y por eso nunca me acerqué a tí. Salmos 9:17 dice: "Los malos serán trasladados al Seol, todas las gentes que se olvidan de Dios". Andrés se equivocó en gran manera, al clasificar el pecado como muchos lo hacen en la actualidad. Jesús dice en su palabra: "La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna".Y cuando nos habla de pecado no lo clasifica.
Andrés tuvo la oportunidad de conocer a Jesús porque el mismo lo reconocía, pero el desaprovechó esa oportunidad que Dios le había dado, tal vez tuvo miles y miles de oportunidades más de volver su rostro a Él,  pero nunca quiso y  por eso se encontraba en ese lugar. También una gran cobija de fuego le sumergió y no volvimos a verle.
Seguimos ahí caminando con Jesús y veíamos hacia lo lejos algo que caía como bultos, pero al acercarnos nos dimos cuenta que eran personas que estaban cayendo en ese momento, era gente que en la tierra morían en ese momento sin Cristo y eran conducidas hacia el infierno.
Vimos específicamente a un joven, este joven que tan pronto cayó en aquél lugar vinieron todos los demonios corriendo hacia él y con gran violencia comenzaron a destruir su cuerpo. Inmediatamente se comenzó a llenar de gusanos, mientras esto sucedía este joven decia: "No, que es esto?? que pare ya, yo no quiero estar en este lugar, esto debe ser un sueño, sáquenme de aquí!!, yo no puedo estar en este lugar!".
El ni siquiera se había dado cuenta que acababa de morir sin Cristo y que se había ido a una eternidad sin Él. Y entonces los demonios se burlaban de él y continuaban atormentándo su cuerpo,  se comenzó a formar  inmediatamente el 666 en su frente y apareció de inmediato la placa en su pecho.
Aunque no pudimos ver por qué motivo había ido allí a ese lugar, si sabemos que este joven nunca más pudo salir de allí. El Señor nos decía que el tormento de todas estas personas aumentaría mucho más en el día del Juicio y si ahora sufren de una forma incalculable, no me puedo imaginar como será luego del juicio. En aquél lugar no vimos niños, solo miles y miles de jóvenes, habían hombres y mujeres, con razgos de muchas nacionalidades, sin embargo allí ya no existía diferencia de clase social, ni de ningun otro tipo.
Lo único que todos querían era salir de ahí, querían que su tormento terminara tan solo por un segundo como el del rico de la historia, o que tal vez la punta de su lengua fuera mojada con agua para refrescar su sed intolerable, pero ya esto no podía ser posible, porque ellos eligieron la eternidad sin Dios. Dios nunca envía a nadie al infierno, cada uno es atraído conforme a sus obras. 
Gálatas 6:7 dice: "No os engañéis Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará". Hoy tu tienes la gran oportunidad de cambiar tu destino eterno. Hoy tienes a Jesús y dice la Biblia que mientras hay vida hay esperanza. Hoy tu tienes la vida,  no la desaproveches, puede ser la última oportunidad.

Dios te bendiga.








Website Builder