El Cielo y el Infierno Testimonios
cielovisita.com

Adelaida Carrillo


El Señor Lavó mis pecados en El Cielo



Testimonio de Adelaida Carrillo.

Acceda al Documento en [Word]


Buenos días, Dios les bendiga. Estamos aquí con la finalidad de grabar este  testimonio , pero antes de empezar voy a dejar con ustedes a mi Pastora Irma de Llovera.

 

Irma de Llovera dice:

 Buenos días a todas las personas que nos ven  a través de este video, mi nombre es Irma de Llovera y estamos pastoreando por la misericordia del Señor en la Iglesia el Buen Pastor del Municipio San Joaquín en Carabobo. Estamos en este lugar con este gran propósito el cual el Señor nos ha dado, para ser testigos de lo que la hermana ha vivido con el Señor. Porque la palabra de Dios dice que:  No hay nada que suceda que Dios no lo revele a sus siervos los profetas.  Esto no sucedió así porque la hermana se quiso ir, sino porque fue un mandato de Dios el cual me ministró para que yo la ungiera todo su cuerpo.

En aquel  momento, cuando le ungí su cuerpo a  la hermana Adelaida, se fue con el Señor y después gloria al nombre del Señor, en un seminario que estaba dictando el hermano Luis Castro, el hermano la ungió y la hermana también se fue ese día con el Señor.

Ahora voy a estar pasando a este lugar a una de las hermanas que también es Pastora, a la cual estamos pastoreando nosotros desde nuestra congregación. Dios les bendiga y que esto pueda ser de gran bendición y gran impacto para todas aquellas personas que puedan ver este testimonio, aquellos que no tienen a Jesucristo  en su corazón , para que sepan que el infierno es real, que hay un cielo, que el Señor es muy misericordioso y compasivo, que el quiere salvarles.

Amado amigo, escapa por tu vida, Dios te bendiga y Dios te guarde.

 

Buenos días amados en el Señor, amigos que nos escuchan a través de este testimonio de la hermana Adelaida de  Carrillo. Para mi es de honra de parte de Dios y  es una bendición muy grande participar de esto. Soy testigo ocular y auditivo de todo el proceso que ha pasado nuestra hermana Adelaida. Mi nombre es la hermana Naira Norman de Cabrera.

 Por la infinita gracia de Dios y su  misericordia, yo estoy pastoreando la Iglesia viviente que me ve, la cual está ubicada en Guacara detrás del hospital. Soy miembro activo de la Iglesia el Buen Pastor. Mis pastores son: El hermano Martín y la hermana Irma de Llovera, la cual esta ubicada en San Joaquín Sector Bolívar.

A través de este testimonio, tengo fe de que muchos serán salvos, la palabra de Dios dice que:  A los  que aman a Dios todas las cosas le ayudan a bien  conforme al propósito con que han sido llamados. Se que a través de esta bendición, muchos pastores cambiarán sus doctrinas a la doctrina que Jesucristo quiere , muchos serán restaurados, muchos dejaran su mal camino y volverán a la senda antigua porque eso es lo que espera el Señor. Esto es una bendición grande, pongan  mucha atención al llamado que Dios les hace, al llamado de salvación , de restauración, de edificación. La gloria es del Señor Jesucristo.  A continuación estaremos pasando a este lugar a nuestro hermano Luis Castro, el cual está al frente de la red de oración  Isaías 58:1, ya puede pasar nuestro hermano a este lugar.

 

Hermano Luis Castro dice:  Dios les bendiga, amigos que nos están mirando a través de este video, ministros del Señor que de una u otra forma van a mirar este video en estos Estados como en otras partes y quizás en otras Naciones.

Vamos a presentarles un testimonio para la honra y la gloria de nuestro Señor Jesucristo, primeramente quiero decirles que mi nombre es Luis Castro y que por la gloria de Dios dirijo la red de oración Isaías 581.

 En esta ocasión tuve la oportunidad  de ir a llevar el mensaje a la Iglesia el Buen Pastor en San Joaquín, ministrando a la sierva Adelaida. Ella cayó al suelo y fue la segunda vez que el Señor la sacó del cuerpo y se la llevó desde las 12 del día a las 10 de la noche.

Entonces Dios le  dio a ella una orden de que este video se grabara como testimonio para  todas las Naciones, para  todos aquellos que son evangélicos y para aquellos que no conocen aun el evangelio . Amigo, hay muchos que dicen que nadie ha ido al infierno para contar como es la cosa allá , pero la hermana Adelaida fue al infierno y Dios la llevó también al paraíso.  Ella  viene a contarles ese poderoso testimonio de que el infierno existe, de que Dios existe, porque ella lo vio con sus ojos, ella  lo palpó. Entonces queremos que este testimonio llegue a ustedes, a su corazón , se aparten del mal camino y vuelvan a la presencia de Dios. Que vuelvan a la senda antigua porque Dios necesita un pueblo santo. Bendita sea la Gloria de Dios. Me ha tocado ese privilegio de presentarles a la hermana Adelaida, la hermana va a llevar su testimonio tal y cual como Dios se lo dio. Usted siéntese ahí con calma y oiga este video en el nombre del Señor y con ustedes la hermana Adelaida de Carrillo.

 

Adelaida de Carrillo: Buenos días, Dios les bendiga, estoy aquí con la finalidad de empezar a dar mi testimonio  para que las personas que me están viendo a través de este video, puedan entender el propósito de Dios y el porque yo estoy aquí al frente de ustedes.

No ha sido fácil para mi , pero estoy aquí por obediencia a Dios. Primeramente  voy a estar leyendo una porción bíblica que está basada en el libro de Ezequiel , capítulo 36 versículo 21 en adelante y dice así:

Y esparciré sobre vosotros aguas limpias y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias  y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo  y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros y quitaré de vuestras carnes  el corazón de piedra y os daré un corazón de carne”

 

Mi testimonio empieza, un domingo  en una ministración en la iglesia con mi pastora , fue una bendición muy grande  dentro de la iglesia. A   las 9 de la noche, en medio de la ministración mi pastora me dice: Adelaida, el Señor me dice que te unja y ella se llenó sus manos de aceite, ella tenía mucho aceite en sus manos y empezó a ungirme, ungía mis oídos, mi cuerpo , mi piel , mis piernas , también al abdomen.  cuando ella coloca las manos sobre mi cabeza, viene un rayo de luz que cae y desciende sobre mi. Yo ese día , no supe más de mí.

Quedé sin conocimiento, de verdad no se que pasó conmigo, me llevaron a mi casa y me entregaron a mi esposo  y ahí empezó un largo proceso. Los ángeles de Dios vinieron por mi  y ellos me llevaron , ellos subían conmigo. En aquel lugar empezaron ellos a pelear porque antes de llegar allá, había en los cielos  algo como tejido, parecía un velo negro.

Ese lugar estaba como contaminado de demonios y no podíamos pasar por allí. Luego desciende de allá arriba una luz, era un ángel hermoso que Dios había enviado. Agarra su espada , no era una espada común, botaba fuego o una luz inmensa.

Descendió, empezó a pelear contra los demonios, para que nosotros pudiéramos llegar al lugar donde Dios nos iba a llevar. El ángel era como un príncipe, tenía una coraza en su pecho, sus vestiduras eran hermosas como de lino fino y su cabello parecía de oro. Era rubio precioso y de su cara salía un rayo de luz, pero aun así yo podía verle sus mejillas.

Entonces pasamos y llegamos a un lugar grandísimo donde había un escrito que decía: Empresa de Dios. En ese momento los 2 ángeles me entregan a 3 ángeles mas que estaban esperando por mi en la puerta de la Empresa. Digo “Empresa” porque así Dios me la mostró. Entramos y ellos empiezan a agarrarme y yo les digo “Que están haciendo conmigo?” “ Por favor ayúdenme, yo tengo miedo!!!  ¿ Que es lo que pasa conmigo? “ Ellos no me hablaban, ellos no decían nada, ellos ponían agua limpia sobre mi cuerpo , sobre toda mi piel y mi ser. Empezó el gran proceso allí, el Señor había comenzado a limpiarme , limpiaban mis rodillas terriblemente y yo me preguntaba cual era la razón. A  mí me dolía pero ellos seguían haciéndolo.  Había alguien que ministraba mi mente y me decía: “ Adelaida, estas rodillas te las he dado a ti para que clames por las almas, para que intercedas por la Iglesia, para que seas una mujer de oración y no para que andes haciendo las cosas que a mi no me agradan, me decía el Señor. “

Reconozco que yo oraba poco y mis oraciones eran cortas, pero el Señor quería más de mi, él estaba demandando más de mi.

 

Luego empiezan a raspar y lavar mis pies, yo le pedía ayuda y misericordia al Señor porque mis pies dolían demasiado. Y la voz que me ministraba me decía: “ Adelaida, yo he hecho tus pies para que lleven mi palabra, para que prediques mi palabra, no para que lleven el chisme al vecino, no para que te lleven a hacer las cosas que a mi no me agradan y es por eso que yo estoy hoy limpiando tus pies, me decía el Señor”

Mientras tanto yo pasaba por un gran dolor porque era mi carne , era mi cuerpo y mi alma los que estaban sufriendo, pero esto fue necesario para que yo pudiera entender el propósito que Dios tiene conmigo, Aleluya!!!

Después paso a otro lugar donde me esperan 3 ángeles más, era como otro departamento de aquella empresa. Empieza entonces otro proceso pero con mis 5 sentidos, en la cabeza, me ungían, sacaron mis ojos y los colocaron en una copa de aceite y comenzaron a raspar mis ojos . Yo clamaba por misericordia pues mis ojos me dolían demasiado. De mis ojos salían como escamas de sardinas, eso fue lo que pude yo ver. En ese momento, el Señor me decía que estaba haciendo eso porque yo tenía que cambiar algunas cosas que no le agradaban, como por ejemplo sentarme frente a una pantalla de televisión   a ver novelas que no edificaban mi  vida.

Yo le pedía perdón al Señor y el seguía diciéndome: Cuando tu duras hasta las 12 de la noche viendo películas con pornografía , cosas que a mi no me agradan tu te deleitas y yo no hice tus ojos para eso hija mía.  Yo te hice para que veas las cosas que a mi me agradan, me decía, por lo tanto tengo que limpia tus ojos. Yo seguía pidiéndole perdón y ayuda a el.

Siguieron ungiéndome , me sacaron aquellas escamas y seguían ungiendo mis ojos. Luego sacaron mis ojos de aquella copa y me los colocaron, Me di cuenta que mi mirada había cambiado, ya no era nada igual, yo veía todo distinto y hermoso. El señor me decía, no puedes codiciar bienes ajenos, ni el marido de tu prójimo , porque el me conocía y había leído alguno de mis pensamientos. A veces yo veía a una persona y decía: Que lindo es!  Y ninguna de estas cosas habían agradado a Dios.

Por eso estoy aquí , primero para testificar de mi vida. Yo  era una cristiana evangélica , mediocre, apática, no hacia lo que Dios quería que yo hiciera, andaba por la vida conforme yo quería y no conforme a la voluntad de Dios.

Dios hace esto  conmigo y con muchas otras personas para que puedan salvar sus almas, porque este testimonio es para salvación; primeramente de mi vida y luego para ti amado hermano y amigo que me oyes y me ves quiero que sepas que a Dios no le agrada la codicia, ni que veamos novelas, tampoco que veamos esas películas con mensajes subliminales a el no le agrada. Es la voluntad de mi Dios que yo este aquí por esa razón en esta mañana.

 

Luego el Señor toma mis oídos y   un chuzo como de cristal. Los  Ángeles me los comenzaron a meter por mis oídos y me raspaban. Ustedes no tienen idea del dolor que yo sentía, lo que duele en ese momento es el alma, esa alma que efectivamente un día le va a rendir cuentas a Dios.

De mis oídos salía algo negro y gris. El Señor me decía que estaba limpiándome , yo pedía ayuda y misericordia. Te estoy limpiando por oír cosas que a mi tampoco me agradan, a veces vienen a hablarte mal de un hermano y tu los oyes, prestas tus oídos para oír cosas que no edifican.  A veces van a hablarte mal de tus Pastores y tu te pones a escuchar esas cosas y a veces te pones igual que ellos. En vez de tu reprender y salvarlos a ellos te pones al mismo nivel hija mía. Cuando alguien venga a hablarte mal del prójimo, aparta tus oídos, me decía! No oigas cosas que no edifican ni traen nada bueno a tu vida.

Yo le reconocía que lo había hecho porque nadie puede esconderse de Dios.  El tiene presente todo lo que dices, hablas y escuchas . Yo seguía pidiendo ayuda porque estaban limpiando muy fuertes mis oídos, luego de ungirlos el me decía: “ Ahora vas a oír y hacer lo que yo te pida, ya no serás mas la vieja Adelaida sino una nueva mujer.

 

Luego me pasan a otro Departamento y comienzan a trabajar en mi boca , sacaron mi lengua completa y la colocaron en una bandeja, yo sentía inmenso dolor y les preguntaba que cosa hacían con mi lengua y el porque me la habían sacado. El Señor me decía que me estaba limpiando. Era impresionante lo que salía de mi lengua, algo espeso y negro. estaba como cuarteada y los ángeles me la empezaron a acomodar y a limpiar.

Empezaron a sanar aquella lengua tan golpeada.  De ella empezó a salir algo blanco, me la enjuagaron con un agua mas dulce que la miel. No hay dulce alguno aquí en la tierra que se pueda comparar con aquel que Dios puso en mi lengua para sanarla. . Me la lavaron y cepillaron.  De mis dientes también salía algo negro y el me decía que estaba haciendo aquello para que me apartara de los chismes y de las mentiras, el sabia muy bien que a veces yo me prestaba para eso y cuando alguien venia a mi para contar chismes yo también colaboraba.

Yo reconocía ante el mis pecados y le pedía perdón mil veces. El me explicaba que la mentira no era de el y que los mentirosos no van al reino de los cielos y no verán su rostro. Me  repetía que ninguna cosa inmunda entra al reino de los cielos. Yo le pedía perdón y ayuda.

Le  decía una y mil veces que estaba sufriendo demasiado en aquel lugar. El me repetía:   Hija, lo estoy haciendo por amor a ti porque si sigues así te vas a perder, si yo te dejo así, tu  no vas  a cambiar . Yo te amo tanto, me decía, que yo no quiero que tu te pierdas.

 

Me dijo además : Hija, así como tu estas hay miles en mi pueblo diciendo mentiras y viviendo una vida de doble animo, de puras apariencias. Personas que cuando quieren gritar a sus esposos y esposas lo hacen y para ello utilizan la lengua. Me lavaron mi boca, la pusieron en su lugar ya ungida y me pidieron que tragara y así lo hice. El aceite que me dieron a tomar olía y sabia a canela, era una canela celestial que no se compara con la que hay aquí en la tierra.

Luego viene un ángel  con un frenillo como de cristal, me lo colocan y el señor me decía, he aquí se le pone freno a los caballos, pero solamente así podemos cambiar y ser transformados.

 

Yo a veces decía malas palabras, pero el Señor dice que debe quitarse de nosotros toda palabra mal dicha.  En  el pueblo de Dios hay muchos hermanos evangelistas, misioneros que son groseros. Aquí estoy yo para darte este testimonio de ese trato especial  de Dios con mi vida para que tu también puedas ser cambiado , ya que por amor a nuestras almas Dios hizo esto conmigo.

Cuando me colocaron mi lengua ya no era igual, era diferente, ahorita estoy aquí y a veces digo que ya no me provoca sino bendecir el nombre de Dios y hacer lo que el quiera que yo haga y nada mas. Es lo único que me provoca después que Dios hizo esa limpieza conmigo.

Luego, agarraron mi nariz, me la limpiaron. De ella  salía un polvo negro y otro blanco. Me ungieron mi nariz, me dolía toda  la cara y yo sentía que era mi alma la que estaba sufriendo. El  Señor de igual manera me decía que no le agradaba lo que yo hacia con ella y me dijo: Hija, cuando tu te sientas con tus clientes y ellos se ponen a consumir cigarrillo tu siempre estas allí, oliendo aquello.

Yo antes cuando era del mundo también consumía 2 cajas diarias de cigarrillos y era lo que mas a mi me agradaba. El señor me decía que cuando yo olía ese humo seguía siendo agradable para mi, yo reconocía todo eso delante de el y le pedía perdón. El me contestaba que yo era igual que ellos y que yo consumía también al igual que ellos.

 

Tampoco me gusta cuando bebes alcohol y al absorberlo es agradable para ti, por eso es que te estoy limpiando; ya no volverás a oler eso con agrado sino con nauseas. Yo se de  donde te saque yo a ti me decía el Señor una y otra vez. Yo le pedía perdón , porque no hay excusa delante de el, te conoce y me conoce muy bien, el sabe quien soy yo y quien eres tu también.

Me siguieron ungiendo y yo pidiendo perdón a cada momento a mi Dios por todo lo que yo había hecho en mi vida para desagradarlo . Me pasaron a otro lugar y seguían ungiendo toda mi piel, todo mi cuerpo. Ellos me bañaban con un  jabón muy blanco.  Ese  jabón salía luego como gris de mi piel. Yo le decía Señor, ayúdame!!!

            Me rasparon tan fuerte que me dejaron apenas un cuerito de mi piel. Yo comencé a botar mucha sangre de mi cuerpo y les preguntaba que porque me hacían eso, el señor me contestaba que estaba limpiando mi cuerpo, mi alma y mi espiritu. Me quitaron el jabón y me echaban un agua fresca y cristalina por todo mi cuerpo. Luego me ungieron con un aceite por toda la piel.

 El Señor me decía: Ya no andarás como antes, sierva mía, ungida eres! Yo le pedía perdón por todas las cosas que había hecho, por todas esas cosas malas delante de su presencia. Yo le pedía  perdón porque cuando mi pastora venia a decirme algo yo conspiraba en su contra y hablaba cosas que no edificaban,  cuando ella me aconsejaba que me vistiera bien,  que me tapara un poco mas, a mi no me agradaba.

Ella me decía que yo era mentirosa y que andaba en algo malo y yo me moleste, porque cuando uno anda haciendo las cosas mal y lo aconsejan uno se molesta. Yo llegue a ponerme contra mis pastores por esta razón.

Luego me pasaron a otro departamento y 3 ángeles me recibieron y me arroparon con una sabana blanca y empezaron a secarme, ellos me veían con una mirada muy tierna como compadeciéndose por lo que yo estaba pasando. Ellos jamás me dijeron ni una palabra.  El que estaba allí me ministraba directamente con su voz. En ese lugar no oí al Señor.  Después 3 Ángeles mas me vistieron con unas ropas blancas hermosas, una falda blanca larga que no permitía que se vieran  mis pies. Después me llevan a un lugar, abren una puerta grande y cuando la abrieron vi una luz resplandeciente que salía de allí, una luz hermosa. Camina!!!!!,  me decía el Señor y yo le contestaba que tenia mucho miedo. Yo se que he pecado Señor, se que me estas preparando porque me vas a llevar contigo, pero gracias por salvar mi alma. Yo pensaba que el Señor me estaba preparando para llevarme a su lado, porque el es amor y no quiere que ninguno se pierda.

 Yo le pedía misericordia porque en el fondo de mi alma pensaba  que había dejado unos hijos y una  familia. Le dije que se los entregaba en sus manos.  Cuando se abre la puerta veo barrios, ciudades, veredas y mucha gente que me saludaba y quería que yo fuera hacia ellos. El señor me dijo: Sierva mía, ya es el tiempo y la hora, ve hacia delante y mira todo lo que te espera. En ese momento entendí que mucha gente esperaba por mi.  El señor me decía que ciertamente mucha gente esperaba que yo fuera a predicar su evangelio, me decía además que todo cuanto el me había dicho se lo contara a su iglesia. Me contaba  que iba a perfeccionar primero la iglesia , que iba a empezar por allí, luego su  palabra podía  ser dada afuera a los amigos, pero primero su  casa, me decía el Señor.

 

En ese momento me tomaron los Ángeles y bajamos, yo les preguntaba que para donde ellos me llevaban, pero bajamos como en un cohete hacia abajo. Yo tenia muchísimo miedo.

De repente se abrió la tierra, yo hacia las mismas preguntas: ¿ para donde me llevan? que esta pasando conmigo? pasamos mas hacia abajo una oscuridad tremenda que no puedo describir, pero cuando llegamos había una luz que alumbraba y a la vez una puerta horrible que no puedo describir tampoco con palabras. Decía : La puerta del infierno. Yo le preguntaba al señor si me iba a llevar a l infierno por todas las cosas que hice, pero allí estaba aquel hombre esperándome: MI HERMOSO SENOR JESUCRISTO!!

 El estaba con sus manos extendidas esperando por mi en la puerta del infierno, el agarro una llave y abrió esa puerta.  De ella salían animales horribles, yo le pedía al señor que tuviera misericordia de mi. El me decía, yo te voy a mostrar el infierno, todo lo que hay en este lugar para que tu temas y para que otros por medio de ti puedan entender que hay un infierno.

Yo le decía, Señor, pero yo no quiero ir allí, y el me decía que caminara con el, que no temiera que yo andaba con el. Camina! camina! me decía el señor. Al  entrar los demonios querían saltar encima de mi y yo cerraba mis ojos y gritaba: Señor yo no puedo ver esto! . Mientras mas evitaba ver, veía con mas claridad porque en ese lugar se te abren tus 5 sentidos. Tu ves, tu oyes, tu palpas,  así como en la tierra. El señor no dejaba que los demonios se me acercaban mientras caminábamos.             

También podía ver todos los sufrimientos de las personas. El señor me llevo a lugares donde estaban personas que le servían a el pero de una forma que no le agradaba y murieron y están allí. Me mostró  un pastor que se burlaba de su palabra, era  un pastor gay. Los demonios agarraban a aquel hombre , lo montaban en un tubo que tenia unas cosas que me cuesta explicar pero que le hacían daño.  El tubo daba vueltas y lo sentaban después sobre el.  Querían que el pagara todo lo malo que había hecho. Aquel hombre había seducido a jóvenes, a hombres , siendo el un hombre. Esto quiero que lo escuchen los que son homosexuales, hay un infierno y un castigo para ustedes, porque Dios te hizo hombre y a la par hizo a la mujer. Aquel hombre era atormentado terriblemente con fuego, le destruían el recto , pedazos de carne caían y a la vez se le revestía otra vez de piel y así pasaban las horas en aquel tormento terrible.

Ahí esta sometido a los demonios, el le pedía ayuda al señor pero el le dijo que había tenido la oportunidad de arrepentirse. El Señor, le mostraba una pantalla como con una película de su vida , una anciana intento aconsejarle una vez que se alejara de la mala vida y el no le obedecía. El murió en un accidente y hoy día esta en el infierno.  El fingía ser un buen pastor pero no era un hijo de Dios

Cuando el Señor le dio la espalda, este hombre lo maldecía.

 

En ese lugar no hay amor, solo dolor, un dolor tan grande que consume. Cuando yo estaba ahí le dije al señor que quería morirme varias veces. El me decía quiero que vivas lo que sufren las almas, pero yo le decía que no aguantaba mas, que no soportaba el calor de ese lugar en mi piel.

Seguíamos caminando, vimos una mujer prostituta y como era maltratada.  El señor la había sacado de la prostitucion y se descarrío,  volvió a ser peor que antes. Un buen día unos malandros la mataron  y fue al infierno. Los demonios le hacían muchas cosas porque en vida a ella no le agradaba hacer el sexo normal, sino al contrario y estas cosas a Dios no le agradan.

Aquella mujer desnuda y los demonios le hacían desastres, la quemaban, yo le pedía misericordia al señor por ella y el me decía que ella había tenido su tiempo en vida de arrepentirse y no lo hizo.

También le paso la pantalla con la película, cuando el le mandaba a los evangélicos a que le dijeran que volviera a la casa de Dios, pero ella no quiso escuchar aquella voz.

Yo envío esta palabra a todas aquellas mujeres que venden sus cuerpos, quizás para mantener a sus hijos, porque no tienen esposo.  Dios te dice hoy: Que te vuelvas a el que el se encargara de tus hijos y de ti, que lo que nunca has tenido mujer que trabajas en bares, que vendes tu cuerpo, lo podrás tener. Recapacita hoy a través de este mensaje y testimonio, el señor lo hizo por amor a tu alma, para que no vayas a aquel lugar de tormento.

 

Luego el señor me llevo a otro lugar, a donde estaban los mentirosos, a donde estaban los chismosos, que también son atormentados allá. Es increible como por un chisme puedes perder tu salvación, por hablar de tu prójimo o del pastor. Recapacita hoy a través de este mensaje, vuélvete a Dios y el se volverá a ti, te dice el Señor.

Yo le preguntaba a  mi señor, ¿ se puede perder la salvación por un chisme o por hablar del hermano ¿ y el me respondió: Así es hija!

Señor pero si cuando cometemos un error clamamos a ti y te pedimos perdón y me dijo que el día que esas personas que estaban allá  pecaron,  no lo tomaron en cuenta a el, no se reconciliaron con el  y están ahí pagando su castigo.

Por eso debemos reconciliarnos con Dios todos los días porque no sabemos cuando  llega la muerte a nuestras  vidas y si andamos  mal delante de el podemos  perdernos.

 

Después me llevo a donde estaban los idolatras, brujos, hechiceros que son muy atormentados en aquel lugar.

Mujer: Tu que le sirves a María Lionza, sabes quien es ella? es un principado, es un demonio! El me mostraba quien era María Lionza en el infierno, era un demonio varón. Aquel demonio obligaba a los brujos que se postraban a ella, a adorarla allá y le daban golpes, es una llama que nunca se apaga en aquel lugar.

Los que le sirven a Guaicaipuro , al Negro Felipe, los idolatras nunca le verán el rostro al Señor Jesucristo. El quiere cambiarte y transformar tu vida, el quiere que dejes de adorar imágenes y le adores solo a el. Hay un solo Dios y no hay otro fuera de el. Aquellos brujos allá eran atormentados por María Lionza y pobre de aquel que no la adorara.

 Satanás es un mentiroso, el vino a matar y destruir pero quiero decirte algo:  Jesucristo vino a darte vida y vida en abundancia. El Dios todopoderoso te llama hoy a través de este video, ojala puedas entender este mensaje y el propósito de Dios; el infierno es real, 16 largas horas dure yo en ese lugar para  poder entender, predicar y llevar este mensaje de salvación a las personas.

 

Luego pasamos a un lugar  y vi a la supuesta Santa Bárbara, te digo algo amigo y hermano,  tu que la adoras a ella y a Shango, sáquenlo Ya de sus  casas. Ambos son principados. El señor me decía: Ella lleva a las personas a la prostitucion, donde esta ella hay destrucción y peleas entre esposos, ella pone a la gente a pelear, las niñas se van de su casa a temprana edad donde esta ella.

Que esta pasando con tu hogar familia que me escuchas? Acaso estarás viviendo todas estas cosas mientras la tienes en un altar y la adoras?

Yo pude verla en aquel lugar obligando a todas las personas a adorarla y a fumar tabaco.

 El señor me dice, hija a todos ellos les di una oportunidad en vida, yo enviaba mis siervos con todos ellos y no obedecieron. El les pasaba la misma pantallita con la película a todos, no había excusa en aquel lugar. Hay  hora, fecha y día cuando Dios envía la palabra y si la muerte te sorprende vas a aquel lugar a podrirte en el infierno.

 Luego el Señor me lleva como a un Club muy grande  donde había mucho ruido, era gente quejándose pidiendo auxilio y ayuda. Yo le pregunte quienes eran y el me respondió que yo debía también llevar el mensaje a los alcohólicos. Aquellas personas que beben aguardiente día y noche y que gastan el dinero en cosas que no le edifican.  Aquellos que se sientan en una mesa a beberse el dinero de sus hijos y llegan sin nada a sus casas.  También me pidió que llevara su mensaje a las mujeres alcohólicas.

Allá habían mesas y a esas personas las obligaban a tomar incluso contra su voluntad y luego ardían en llamas.  Bebían como  un acido que los destruía por dentro, yo veia como explotaban.

Había un hombre como de 40 anos, al que Dios le envío su palabra en un bar con una hermana evangélica que le dijo que buscara de Dios y el la tildo de loca. El no sabia que al salir de aquel lugar lo esperaba la muerte y el infierno en donde ahora se le obliga a tomar y a pasar por todas estas cosas que les estoy contando de los alcohólicos. Allá son perturbados y atormentados y no pueden huir.

 

Hay otro lugar para los que consumen cigarrillos, marihuana y tabacos. Por eso les digo hermanos deben arrepentirse ahora de sus pecados pues aunque ustedes tuvieran todo el dinero del mundo no podrán comprar su salvación sino se reconcilian con el Señor.

Tu salvación la compro ya Jesucristo, no lo olvides, Bendita la Gloria de Dios!!!

 Vi un hombre al que lo obligaban a consumir y cuando le pregunte al señor quien era me dijo que había sido su siervo y que se había apartado de su camino y murió también.

Me impresionaba aquella pantalla como una película en donde pasaban toda  tu vida completa y tus pecados.

 Luego pasamos a un lugar donde estaban las mujeres que le servían al Señor pero que no se sujetaban a la doctrina. El castigo era peor y mas impresionante por ser personas que conocieron su palabra y lo adoraron en su momento. El me decía, yo siempre mando la palabra con mis siervos pero hay quienes no entienden el propósito de aquellos enviados.

Pude ver a una mujer sentada en una silla ardiendo y un demonio poniendo un liquido en su cabello que la encendía.  Mi Señor Jesús lloraba y yo le preguntaba que porque lloraba y me decía que el sufre por las almas del infierno, que el las ha tratado de salvar y corregir y simplemente no lo han querido oír.

Esta señora en vida se cubría sus canas porque se avergonzaba de ellas y esas canas se las dio el señor y no podemos vivir de apariencia porque algún día llegaremos a la vejez. Por eso el demonio la castigaba así con ese liquido en su cabello. Yo quería tapar mis ojos porque yo también me pintaba el cabello.  El señor me decía que no me avergonzara de lo que el me había dado. Ella cuando le dimos la espalda maldecía al señor.

Todo lo que venga de Dios tenemos que aceptarlo, hay un lugar para todas esas personas que se pintan el cabello y no aceptan su realidad. Ella murió y esta en aquel lugar.

 Luego me llevo a donde están las mujeres que se pintan o maquillan y yo le decía: Señor mío, yo me pinto! yo maquillo mi rostro también! Solo quiero verme mas bonita. Pero el me decía que no le agradaba nada mas que el rostro natural que el nos había dado, que no teníamos que buscar ningún otro agrado sino el suyo y el de nuestro esposo.

Allá vi a esas  mujer pintándose con un liquido que le destrozaba las mejillas. Quizás tu dirás que esto es una exageración, pero cuando Dios habla hay que obedecerle. Los que no obedecen están condenados a un gran tormento.

El me decía que quien ama al mundo  se constituye en su enemigo.

 Reconocí en ese momento que cuando yo lo hacia era para verme mejor que las demás y le pedí perdón al Señor. Por eso te muestro eso hija, para que tu temas y puedas llevar este mensaje, me decía.

Mujer de Dios apártate de esas cosas, no te compares con la mujer de al lado, simplemente pregúntale a Dios las cosas que no le agradan de ti y el te responderá con seguridad porque el es un Dios que responde.

 Luego fui a un sitio donde estaban las mujeres que usaban zarcillos, allí pude ver una gran serpiente que agarraba a las mujeres y se les colgaba en las orejas, como si fueran ellas un zarcillo. Las serpientes explotaban y las mujeres se destruían. Yo no entendía mucho esas cosas y le preguntaba, pero el me decía que no le agradaba tampoco eso.

  El señor luego me llevo a un lugar donde estaba una mujer que yo conocía desde hace muchos anos, ella gritaba de forma sorprendente. Era una anciana que el señor me había mandado a predicarle desde que yo era nueva creyente y yo nunca fui.

El me dijo que por mi culpa ella estaba en este lugar, pues yo no le lleve su palabra. Ella iba a ser salva por medio tuyo y tu no la ayudaste, me dijo el señor.  Ella murió por ser alcohólica.

La verdad es que yo no fui por miedo, esa mujer me había amenazado con matarme si iba a predicarle la palabra. Esa mujer hoy sufre en el infierno por culpa de mi miedo.

 Luego vi a un hombre que lo obligaban a consumir un tabaco de candela, para mi sorpresa aquella persona era mi propio hermano. Eso impacto mi vida grandemente.  Le rogaba a Dios que lo ayudara, el pedía auxilio y perdón. El señor le decía :  Hijo, recuerdas cuando estuviste en la cárcel y te saque de allí? tu te comprometiste a servirme y no lo hiciste! Ya tu oportunidad paso, no puedo ayudarte le decía el Señor. Mi Dios le pasaba la pantalla de su vida, la cárcel, las rejas y todo lo demás.  Al salir de la cárcel mi hermano se descarrío peor y solo duro 2 anos mas vivo, lo mataron y murió en los brazos de mi mama, todo esto por su desobediencia. Cuando vi a mi hermano en ese lugar yo lloraba con profundo dolor.

 Luego fui a otro lugar en donde estaba una pastora amarrada a una columna, pero era como de palo seco, ella estaba sentada en una silla en medio de llamas de fuego, yo veía como se quedaba sin pelo y sin piel. Había sido una mujer q desobedecía a Dios y decía que era su sierva. Ella desvío la doctrina por las cosas del mundo. El señor también le mostró su vida en la pantalla y le decía lo mismo que a todos. Cuando el señor le dio la espalda ella lo maldijo.

 Luego me mostró algo que me dijo a casi nadie se lo había mostrado.  El quería que yo supiera que Satanás es un imitador y mentiroso. Me  mostró un trono donde estaba Satanás sentado, como queriendo imitar al señor. Era horrible, un monstruo con jerarquía pero nada como mi  Dios. Alrededor unos Ángeles con forma de demonio y ropas sucias.  Habían 4 ancianos adorándole, luego se transformaban en demonios. Había unas antorchas allí, pero la llama no brillaba, era opaca .

 El señor me decía: Hija, el demonio es real, es un gran imitador y farsante , solo busca destruir al mundo.

También había un libro en aquel lugar, lo tenia un demonio en forma de ángel , recuerdo que tenia  unas largas y horrendas uñas , el era encargado de anotar todos los nombres de las personas que iban al infierno. El señor me decía, que yo debía llevar el mensaje de que todas las personas que no tenían a Cristo en sus vidas, estaban anotadas en aquel libro.

Bastaba con una orden de Satanás para buscar a tal cual persona y solo en minutos estaba allí frente a el.  El es un principado enviado incluso a carreteras a provocar accidentes.

 Luego salimos de allí, ya yo estaba exhausta, yo iba de la mano de Señor. En ese momento vimos un demonio inmenso como en forma de murciélago con unas tremendas patas, me tomó por el cabello y me llevó. El señor desapareció y yo le decía : Señor, por que me dejas solas?? ese demonio me lanzo a lo lejos y los demás demonios hicieron desastres conmigo.  Pero  siempre hubo  una voz que me ministraba y me decía: “Ahora vivirás todo lo que sufren las almas en este lugar, vas a sentir en carne propia todo lo que has visto”

Un demonio inmenso se me subió encima, yo trataba de luchar para  apartarlo de mi cuerpo, pero no podía hacerlo. Me obligó a meterme como una especie de  trompa por mi boca y me llenaba de babas. Yo pedía auxilio, le preguntaba al señor: ¿ Padre, por que permites estas cosas conmigo? y el solo me respondía que era parte del mensaje que yo tenia que llevar y que todo aquello era necesario.

Yo le decía que tenia pena de decir o contar  algunas cosas y el me decía: TU TIENES QUE HACERLO ADELAIDA! El mensaje era hacer con la boca solo las cosas que a el le agradan y a nosotros nos edifican. Aquel demonio me chupaba toda , me llenaba de una baba negra, el olor era nauseabundo en aquel sitio.

 

Un demonio llegó después y me lanzo en un lugar que parecía un  aula. Allí había muchas personas bailando, me amarraron  y me pusieron a bailar sobre llamas de fuego encima de unas lanzas que me lastimaban enormemente. Eso me  había ocurrido  porque a mi me gustaba muchísimo bailar y eso no le agrada a Dios. Yo solo pedía perdón!!

 

Yo tengo mucha autoridad para decirte lo que se sufre en el infierno, yo estuve allí en cuerpo y alma y se muy bien lo que se siente. Yo no estoy aquí mintiendo, sino contándote una historia real. De allí me sacaron los demonios y me lanzaron donde había muchos gusanos.  Ellos se metían en mi cuerpo, salían y entraban por todas partes de mi cuerpo.  Picaban mi cabeza y todo mi ser,  yo clamaba por ayuda y misericordia. El solo me decía que todo aquello era necesario! Para que muchos sepan que es real! 

 

Desviándome un poco quiero contarles que cuando mi hermano extendía sus manos en el infierno, me pedía que hablara con su familia para que nunca fueran a ese lugar, pero yo le decía que jamás lo diría por temor a pasar por loca. Ahí el señor me decía que recordara al rico y a Lázaro.

 

Me sacan de allí del lugar de los gusanos, el Señor me decía una y mil veces  que todo era necesario para que muchos se salvaran a través de mi testimonio. Le pedí a Dios que me sacara de allí porque ya no podía aguantar mas, fue cuando una luz resplandeciente llego a mi y los demonios que quedaban comenzaron a apartarse: Había llegado mi Señor!! Me levante corriendo y lo abracé, le pregunté porque me había dejado sola y el me veía con amor y me decía que era absolutamente necesario.

Salimos de allí, el me mostró muchas cosas mas que en este momento no puedo decirlas, Dios me dará la orden de cómo y cuando lo diré. Solo les cuento lo que el me autorizó.

 

Salimos de ahí y me mostró otras cosas, me dijo que me llevaría al lugar del que el le había hablado a los discípulos.  Después fui llevada a un sitio donde se abría una puerta inmensa allá en el cielo,  si aquel lugar que les conté antes  era horrible, este otro era hermoso.

El señor me decía que me quería mostrar una  gran ciudad. Yo caminaba y caminaba por calles de oro, flores hermosas, nunca yo había visto flores mas bellas. El me mostró un río, debajo del agua  había piedras pero era transparente y hermoso. También había peces de colores. El señor tomo un pez en sus manos, yo le dije que lo metiera al agua rápido pues pensaba se iba a morir fuera del río. El Señor me dijo: No hija mía, aquí nadie muere, aquí no hay muerte, en este lugar todo es VIDA! El señor me tomó en sus brazos y me sumergió en aquel río, yo me sentía tan agradada. 

 Lo que nos espera hermanos en aquel lugar es maravilloso, que tu desobediencia no te aparte de ese camino.

Ahí le hice una petición a mi señor: Padre , muéstrame a las personas que tu has traído a este lugar, el me dijo te los mostrare hija, ven conmigo!

Me llevó a un lugar que decía: Lugar de reposo.  El  señor comenzó a mostrarme unas hermanas de la iglesia que yo conocía que habían muerto. Allá están rejuvenecidas y en paz, parecían ángeles hermosos. Ese lugar huele divino y esta cubierto de flores maravillosas.

Luego me mostró el lugar donde están las vestiduras de sus  siervos, fuimos a un lugar donde había ropa blanca inmaculadas como de lino fino,  las costuras son como de oro con cinturones como de oro también.

Cada atuendo de esos tiene un  nombre. Me mostró también un lugar con ropa que esperaba por las personas que se iban a añadir luego, que no han confesado aun el nombre de Jesús!

Yo le pedí que me mostrara las coronas , quería ver la mía y la de mi pastora. El me complació, me mostró varias coronas. Especialmente voy a hablar de unas coronas que el me mostró: La mía, que no tenia muchas perlas como otras que yo veía y que me impresionaba demasiado y  la de mi pastora que lucía con muchas perlas.  

 

Yo le decía:  Señor, porque la de ella esta tan adornada y la mía no?? yo quiero que la mía sea igual!!! El me respondió: Hija, no sabes cuanto ella ha sufrido para poder obtener esa corona. Un ángel adornaba aquellas coronas. Cada vez que ayudas a una persona, cada vez que tu ganas un alma , ese ángel coloca una perla a cada corona.

 

El me mostraba una película de la vida de mi pastora en donde yo podía ver como ella lloraba y sufría por la vida de las almas, por la iglesia. Quiero que ella retenga todo lo que tiene, para que nadie tome su corona. El me mostró las coronas de todos sus siervos, algunas sin perlas esperando a las personas que se van a añadir a los pies de cristo. Ellos tienen sus coronas apartadas.

 

Luego me mostró algo desde lejos, un gran trono precioso, el me dijo: Es el trono de mi Padre!! Ese lugar alumbra de una manera que casi no se puede ver bien a lo lejos, solo vi unos ancianos adorándole, postrando sus coronas allá. Pude ver Ángeles, es el justo lugar del cual habla la Biblia en Apocalipsis, ese lugar existe, es real, yo lo vi, estuve allí.

Yo le decía al señor: Crees que en la tierra podrán creerme todo esto?? el me aseguraba que SI!

 

Luego vi muchos Ángeles que le brindaban honor al señor Jesús, pude ver que toda la gloria es suya. Aquellos Ángeles cantaban y adoraban a Dios siempre. Me llamó la atención que había un coro que se ubicaba para cantar de la misma forma que el coro de mi iglesia el Buen Pastor. El señor me pidió que le hablara a los adoradores y que les dijera que se entreguen de corazón   a la adoración, que cuando ellos me adoran en la tierra, aquí mi coro celestial de Ángeles me adora también. Ellos en el cielo tocan instrumentos musicales y su musica retumba, hay tanta paz, tanta entrega y adoración que no puedo explicar.

Pude ver 7 Ángeles  con 7 trompetas a su lado, 7 Ángeles más con 7 copas, Ángeles robustos, altos, con vestidura color blanco resplandeciente. Cada uno de esos Ángeles , me decía el señor, va a ser enviado a la tierra con una misión. Me dijo:    Avisa en la tierra que ya ellos están  listos y preparados para bajar a la tierra, ellos serán enviados para la destrucción de la tierra, por eso aquellos  Ángeles son tan diferentes al resto. El no quiso explicarme mucho sobre este asunto.

 

Salimos de allí y llegamos a una cima, me mostró lo que estaba pasando en un pueblo grande, el tenia como un velo pero turbio. Me mostraba la iglesia y cosas que a el no le agradaban de ella, me decía que así no podía mostrarle su iglesia a su padre.  Anda hija me dijo, diles en la tierra que las trompetas están por sonar.

 

Luego me mostró una  mesa grande, servida, con copas, con un lindo mantel, con sillas hermosas cada una con su nombre. Me dijo que llevara el mensaje que esa mesa también estaba lista. Después  me mostró mi lugar en aquella hermosa mesa. Cuando quise sentarme allí, el no me permitió pues todavía no es mi tiempo.

Los Ángeles corrían y uno de ellos le habló al oído al señor y no pude escuchar que le decía. Entonces el me dijo: Hija llego la hora, debes volver y llevar mi mensaje ahora mismo, dile a mi iglesia q se prepare, que la mesa esta servida, diles lo que te he mostrado. Yo no me quería ir de ese lugar.

 

Me pidió que le hablara a los Pastores, muchos de ellos van a rectificar y guardaran sus doctrinas. El quiere que todas las iglesias se unan, pues una sola es la que le presentara a su  padre. Aquí culmina parte de mi testimonio, he dicho lo que el me dijo que dijera. Que todo sea para la Gloria de Dios!! Espero que este mensaje llegue a tu corazón y pueda tratar con tu vida. Jesús te ama y te espera en el cielo!!!


Website Builder